De todos los días de tu vida hay uno que siempre será el más importante, a ese día lo llamamos hoy

. 23 de marzo de 2017

Por Roberto Celaya Figueroa 

Sin duda alguna que los planes que hacemos para el proyecto que es nuestra vida tienen su referente al factor tiempo, es decir, no solo pensamos en qué es lo queremos o tenemos que hacer sino también cuándo, el problema es cuando ese cuándo, es decir, la cuestión de la temporalidad, nos atrapa en fijaciones hacia el pasado o preocupaciones hacia el futuro.

Sin duda alguna que el camino que en nuestra vida hemos recorrido es lo que ha venido a conformarnos con lo que actualmente somos. Este andar ha traído lo mismo gozos que dolores, y de igual forma alegrías que tristezas. Independientemente de ello una cosa que debemos tener muy en mente es que no podemos cambiar lo que ya fue, pero sí podemos aprender de ello para ser mejores.

De igual forma es más que evidente que todo lo que hacemos es con un fin, es decir, mira hacia el futuro y en ese futuro hacia conseguir algo. Pero en ese mirar al futuro no debemos perder de vista lo que efectivamente nos llevará a él y que es nuestro presente.

Te comento esto porque generalmente cuando pensamos en el pasado o en el futuro puede suceder que caigamos en una fijación hacia el primero o en una preocupación hacia el segundo.

La fijación hacia el pasado es específica, es decir, se concentra en situaciones claras y concretas que hemos experimentado las cuales pueden ser lo mismo por vivencias agradables que por experiencias desagradables. En ambos casos o bien añoramos lo vivido o nos lo recriminamos. Pero si vemos que el pasado ya no es, ya no existe, ¿por qué dedicarle tanto tiempo y esfuerzo de nuestra parte casi casi sacrificándole nuestro presente (por el tiempo y esfuerzo actual que le dedicamos)?

La preocupación hacia el futuro es general, es decir, se concentra en diferentes situaciones que pueden o no darse en diferentes escenarios y que de igual forma tienen el potencial de ser agradables o desagradables, si es que se dan. En ambos casos la preocupación estriba en procurar lo primero, es decir lo agradable, y tratar de que no se e lo segundo, es decir lo desagradable. De igual forma que con el pasado, si vemos el futuro, éste no es, aún no existe, luego entonces ¿cuánto tiempo y esfuerzo en preocuparnos por él debemos destinar en vez de ocuparnos de él en nuestro presente?

Pero lo más maravilloso es que contamos con el presente. En él las experiencias del pasado, agradables o desagradables, confluyen dándonos experiencia, formación, carácter, claro: si es que tenemos una actitud de aprendizaje, de mejora, de perfeccionamiento. De igual forma en el presente están las semillas de lo que puede ser nuestro futuro, obvio de igual forma: si es que nos ponemos a trabajar con seriedad y responsabilidad en el hoy para lograr el mañana.

En este sentido vemos que en el presente nuestro tiempo y esfuerzo es donde pueden realmente ser aprovechados y servirnos para la consecución de nuestras metas, sueños y objetivos en eso que llamamos nuestro proyecto de vida, así que ni fijaciones en el pasado ni preocupaciones en el futuro no servirá tanto como acciones en el presente.

El pasado ya se fue, bueno o malo ya no podemos cambiarlo, el futuro aún no llega y aunque sí podemos incidir en él esto solo puede hacerse en el presente, de ahí que de todos los días de tu vida hay uno que siempre será el más importante, a ese día lo llamamos hoy

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.
Formación • I+D+i • Consultoría
Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor
www.rocefi.com.mx

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies