¿Por qué terminan las amistades?

. 29 de mayo de 2017

elisa-fraile

Por Elisa Fraile

Hay muchos mitos alrededor de la amistad. Más incluso que en cuanto a relaciones de pareja se refiere. Se dice que los amigos son para toda la vida, que una amistad nunca termina, que cuando una amistad verdadera se rompe, lo hace para siempre y un largo etc.

Hoy quiero hablaros de la amistad, y no solo de la parte bonita que se muestra de cara al mundo en las redes sociales, sino de la amistad con sus luces y sus sombras.

La amistad es otro tipo de interacción humana y, algo que le cuesta entender a muchos (igual que a mí me costó en su momento), pasa por sus momentos. Es difícil (que no imposible) que la relación entre 2 personas que estaban muy unidas cuando tenían 20 años sea la misma a los 30, 40 ó 50. Las personas cambian, nosotros cambiamos y la amistad también. Pero esto no es nada malo, ¡al contrario! Cada época en la vida tiene su momento y su razón de ser. En la adolescencia lo que más suele preocuparnos es tener cuantos más amigos mejor, en los 20 salimos unos grupos con otros, conocemos gente nueva casi a diario y hacemos numerosas amistades. A los 30 ya no nos importa tanto la cantidad sino la calidad de las relaciones que tenemos. Y así sucesivamente.

Llega una edad en la que no se necesita hablar 24/7 para saber que quieres a alguien y que ese alguien te quiere a ti. ¿Qué quiero decir con esto? Que con los años nuestros intereses cambian, nuestros gustos, nuestro estilo de vida, el lugar en el que vivimos, etc. Por eso hoy quiero compartir contigo una serie de aprendizajes sobre la amistad que me han enseñado mucho en los últimos años:

  • No es necesario estar en continuo contacto con tus amigos para saber que están ahí. Es cierto que es importante comunicarse de vez en cuando, sino la dejadez puede dar paso a la indiferencia y al olvido, pero el hecho de que no se hable tanto como antes con alguien no significa que esa persona ya no signifique nada para ti. Con los años tenemos ocupaciones, intereses y muchas veces vidas distintas, pero esto no excluye a la gente que ha sido (y sigue siendo) importante para nosotros.
  • El orgullo no sirve para nada. ¿Cuántas veces nos alejamos de alguien por un malentendido o por una pelea tonta que no se habló en su momento? No hay que suponer, muchas veces damos cosas por sentado sin ni siquiera hablar con la otra persona. La comunicación hace milagros, el orgullo lo contrario. Si alguien te importa, deja de lado los malos rollos y házselo saber. Vamos a estar aquí 2 días y medio, dejemos de echarle leña al fuego y permitámonos disfrutar un poquito más de la vida.
  • A veces pasan semanas, incluso meses sin que sepas nada de tus amigos, pero en el momento en que os veis o habláis, parece que no ha pasado el tiempo. Esto es la amistad verdadera.
  • A veces dos personas toman rumbos completamente diferentes y la amistad se queda en el camino. Esta es una de las cosas que más me dolió entender y aceptar en su momento. Hay veces que una amistad se rompe y no porque haya habido peleas, malos entendidos o malos rollos. Simplemente a veces las cosas siguen un rumbo diferente al que esperábamos o al que nos hubiera gustado. Hay que dejar ir, desapegarse. Duele pero es parte del proceso de la vida.
  • Los amigos son un reflejo de nosotros mismos. Dicen que nos convertimos en las personas con las que pasamos más tiempo. Cada relación de amistad tiene algo que mostrarnos de nosotros mismos. Gracias a ellas aprendemos, crecemos y maduramos.
  • Para que una amistad sea verdadera no necesariamente tiene que ser una relación de años y años. A veces personas que conocemos en un momento determinado se convierten en grandes amigos en tan solo unos meses. La amistad no entiende de tiempos, sino de apoyo, comprensión, aceptación y cariño mutuo.
  • Los amigos están tanto en las buenas como en las malas. Si hay problemas, te dirán las cosas a la cara. Si estás pasándolo mal, estarán contigo. Si estás en tu mejor momento, estarán a tu lado celebrando y compartiendo tu éxito. Hace tiempo me di cuenta de que un amigo es quien te habla directo y claro, te dice las cosas como son y si tiene un problema contigo lo hablará directamente para solucionarlo. Cuídate de aquellos que siempre tienen una sonrisa para ti y después a tus espaldas te clavan el puñal criticándote o siendo incapaces de hablar a las claras contigo.
  • La amistad es tan importante como la familia. De esto se ha hablado mucho. Los amigos son la familia que nosotros elegimos, son aquellas personas afines a nosotros, con las que podemos ser nosotros mismos, aquellos que nos apoyan y a los que apoyamos, en definitiva, un regalo.
  • Y para terminar os dejo una frase sobre la amistad que me gusta mucho.
  • Deben buscarse los amigos como los buenos libros. No está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; sino pocos, buenos y bien conocidos.

 

Elisa Fraile
Coach
https://elisafraile.com/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies