¡Resiliencia y liderazgo!

. 18 de mayo de 2017

MG Beraud (55)

Por Jorge A. Arias Romero

¿Cuantas veces la vida lo ha puesto a prueba? ¿Lo recuerda?. Sin duda, todos nosotros hemos tenido situaciones que superan nuestras capacidades para resolverlas. En ocasiones fracasos profesionales, deportivos, la muerte de una persona cercana a nosotros, la pérdida de nuestro trabajo o incluso, la pérdida de nuestro negocio o la enfermedad o muerte de un ser querido. En fin, de manera distinta la vida nos ha puesto a prueba, y así seguirá siendo mientras tengamos vida. En las distintas circunstancias por las que atravesemos, la vida nos pone al límite de nuestras capacidades, cuestionándonos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para continuar hacia adelante.

En cualquier caso, siempre tenemos dos opciones que podemos tomar: Dejarnos vencer por las circunstancias y sentir en lo más profundo nuestro fracaso, o salir fortalecidos de cada problema que enfrentamos como producto de nuestro carácter y el aprendizaje que se adquiere de cada problema que se nos atraviesa en el camino.

03-Noviembre-Resiliencia¿Qué significa la Resiliencia?: En mi concepto, significa la capacidad que tiene cualquier persona para superar distintas circunstancias o problemas que se le presentan en su vida, al tiempo de aprender lo necesario para salir fortalecido en forma permanente de cada situación que enfrenta. Así que las personas resilientes no sólo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les toca vivir, sino que van un paso más allá, utilizando cada situación para crecer y desarrollar al máximo su potencial.

Para las personas resilientes entonces, no existe una vida dura, sino una con oportunidades de aprendizaje permanente. Y no se trata de charlatanería barata, se trata de utilizar al máximo nuestro carácter y determinación para enfrentar aquello que nos ocurre cada vez, con la conciencia de que no hay pérdidas o fracasos en la vida, sino aprendizajes con mayor o menor grado de dolor o incluso sin él. Son personas que tienen una clara conciencia de que después de la tempestad, llega la calma, son personas con un alto grado de optimismo y buen humor, a grado tal que nos preguntamos como es que pueden seguir sonriendo a pesar de las dificultades por las que atraviesan.

Las personas resilientes tienen un gran carácter y están determinadas a vivir la vida de tal suerte, que van capitalizando todo tipo de experiencias (positivas y negativas), haciéndolos más sabios y más capaces para enfrentar fríamente cada problema que se les presenta en el camino.

¿Qué característica tienen las personas resilientes?

  1. Tienen una clara conciencia de sus capacidades y sus limitaciones: El autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades y los retos y las personas resilientes saben utilizarla a su favor. No se complican la vida, enfrentan con sus capacidades aquellas situaciones en las que son expertos, y contratan o dejan que los especialistas se encarguen de todo aquello que no está en sus manos arreglar. No se complican la vida, lo que está en sus manos lo solucionan y no se ponen a llorar cuando el problema los rebasa, simplemente se conocen tan bien ,que tienen claro los límites de su potencial por lo que no se deprimen ante nada y sólo aprenden de todo lo desconocido para ellos.
  2. Son muy creativas e innovadoras: Las personas con una alta capacidad de resiliencia no se limitan a intentar pegar las partes del rompecabezas sino que le sacan el mejor provecho a cada problema que enfrentan y se mantienen optimistas frente a la adversidad, transformando una experiencia dolorosa en algo bello o útil para su futuro.
  3. Tienen un alto grado de autoconfianza: Éstas personas confían en lo que son capaces de hacer y van siempre en la búsqueda de sus sueños y objetivos, por más que para otros parezcan de locura. Hacen oídos sordos a las voces de aquellos que les dicen que no triunfarán y son obsesivos para buscar y alcanzar su propósito a partir de sus propias capacidades y habilidades. Se apoyan y confían en el talento de quienes les acompañan en el camino y siempre están dispuestos a sumar, cuando de trabajar en equipo se trata.
  4. Para ellos, no hay fracaso, solo aprendizaje: Los tropiezos de la vida para las personas resilientes, no son más que una oportunidad de aprendizaje y adquisición de sabiduría. Asumen las crisis como una verdadera oportunidad de cambio y la capitalizan creciendo y aprendiendo en forma permanente. Saben perfectamente que no hay mal que dure cien años, y que el dolor por duro que sea, sólo puede ser temporal, así que son optimistas y sin perder tiempo se mantienen aprendiendo.
  5. Viven el presente únicamente: Las personas resilientes, no se atan al pasado sabedores que éste no puede modificarse o cambiarse por lo que los pecados y errores cometidos los saben perdonar sin esperar a que otros lo hagan, simplemente aprenden de cada experiencia y se mantienen en proceso de cambio. Tampoco los presiona el futuro, pues saben que no pueden controlarlo, así que no se preocupan ni se paralizan en medio de la incertidumbre. Son de conciencia plena y viven únicamente el presente (Aquí y Ahora) como un privilegio, sacando y obteniendo el mayor provecho posible de cada circunstancia que van enfrentando y dando lo mejor de sí cada vez, sabedores que tienen que poner el máximo de su talento a prueba todo el tiempo.
  6. Son optimistas empedernidos: Las personas resilientes son objetivas, saben de su potencial y de los recursos que tienen a su alcance para enfrentar cualquier circunstancia que la vida les presenta, pero se mantiene con un alto grado de optimismo. Disfrutan los retos y las oportunidades, les apasiona el nuevo conocimiento y lo aceptan sin dilación, por lo que mentalmente son flexibles y aceptan los cambios de  una manera muy rápida e incluso, se anticipan a ellos.
  7. Se retiran de las personas tóxicas: Las personas resilientes, son muy cuidadosos de seleccionar a sus amistades. La amistad es algo muy importante para ellos, saben cultivarla y evitan a todas aquellas personas que se comportan como vampiros emocionales. No retiran a nadie que se les acerca, ellos son quienes toman la iniciativa de mantener la distancia necesaria para no contaminarse de quienes ven la vida de otra manera. No sufren por nada, ni por nadie, no tienen apegos, para ellos lo importante es mantenerse creciendo, así que toda persona que no tenga esa oportunidad de agregar valor a su vida, simplemente no está en la de ellos.
  8. Obsesivos hasta alcanzar su propósito: Las personas resilientes jamás renuncian a sus metas, aunque son capaces de ser flexibles si tienen que modificar el rumbo durante el camino. Son altamente perceptivos de la realidad y pueden buscar otro camino para alcanzar su meta, que no sea el que se trazaron inicialmente, pero créalo o no, son capaces de seguir moviéndose, aún cuando las circunstancias sean adversas, ríen en medio del dolor y siempre tienen una mirada llena de optimismo.
  9. No intentan controlarlo todo: Una de las principales fuentes de tensiones y estrés, es el deseo de controlar todos los aspectos de nuestra vida, y nos sentimos frustrados, culpables o inseguros cuando algo se nos escapa de control. En el caso de las personas resilientes eso no es problema, controlan lo que está bajo su responsabilidad, delegan cuando deben hacerlo, posponen la actividad cuando así lo amerita el caso y dejan de lado todo aquello que no les aporta valor a su vida. ¡Simple!.
  10. Son jugadores de acción: Donde quiera que estén, las personas resilientes, no pueden estar quietos, son altamente conscientes del tiempo y buscan no perder un minuto para realizar cambios permanentes, juegan frente al riesgo, son personas de retos y  hasta cierto punto atrevidos, les gusta estar dando la pelea a la vida y a las circunstancias que se les atraviesan en el camino. Juegan un papel protagónico con su propia historia y la escriben con su puño y letra. Son conductores de su propio vehículo, y no dejan que otros sean quienes les dirijan la vida. Difícilmente se dejarán manipular, incluso pueden aparentar ser desconfiados de aquellos que intenten hacerlo, optando por retirarlos de sus vidas, como dije anteriormente, no tienen ningún apego por nada ni por nadie, incluso son amantes de desafiar sus propios paradigmas.

Con éstas características, usted debe ponerse a pensar en el tipo de jugadores que lo rodean. Siempre he dicho que los resultados de una empresa, son equiparables a la altura de la gente que tenga en sus filas y de ésta altura, también es responsable aquél que los dirige. Su labor como líder es tener en su equipo, el hábito de formar a personas con un alto nivel de liderazgo y resiliencia, pues de su carácter depende la forma en como enfrentarán los problemas cotidianos al interior de su negocio.

Si bien es cierto, y eso creo realmente, que una parte importante del carácter viene de una carga genética, también creo que se puede ayudar a las personas a formarlo. ¿Cómo hacerlo?:

  1. Confíe en el talento de su gente: Si no confía en los que juegan en su equipo, entonces qué caso tiene de que estén con usted?
  2. Ponga a prueba su talento: Si usted sabe de las capacidades y habilidades de quienes juegan en su equipo, déles la oportunidad de mostrarlas y ayúdeles a adquirir la confianza suficiente en sus competencias.
  3. Faculte: Déles oportunidad de tomar decisiones y no quiera usted tomarlas todas en su negocio. Esto último lo único que genera es parálisis, temor y dependencia. Decídase a liberar el talento de su gente si quiere exponer lo mejor de su negocio frente a los clientes y sus competidores.
  4. Abra sus oídos a las propuestas: La innovación muere porque las ideas de las personas terminan, porque éstas no llegan a la conciencia de quien las escucha, así que dispóngase a abrir su mente cuando alguien se acerque con una propuesta en las manos.
  5. Disfrute de los éxitos con su gente: Si las ideas de su gente dan ten el blanco, festéjelas, no deje pasar por alto éste momento. Aquí está el verdadero trabajo de usted como líder. De ésta acción depende que su liderazgo se multiplique o se termine en todo su negocio.

Como siempre, en CEHU podemos apoyarle en su crecimiento y fortalecimiento de los líderes. ¡Usted tiene la última palabra!

 

Lic. Jorge A. Arias Romero
Director General CEHU

 

 
 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies