¿Quieres una relación de pareja saludable?  ¡No cometas estos errores!

. 13 de febrero de 2017

paulina-arrau

Por Paulina Arrau

Cuando de relaciones de pareja se trata, es muy común ver como uno o ambos integrantes quisieran que el otro cambie ciertas conductas o se sienten con el derecho absoluto a intervenir en su vida “para ayudarlo/a”.

Desde mi experiencia como Coach, puedo decir que he escuchado a muchas personas en pareja, afirmar que están actuando de esa manera, motivados por el bien del otro o por el bien de la relación en sí misma, sin embargo los resultados que hemos podido constatar es que sólo se han ido alejando de la posibilidad de tener una relación saludable.

A continuación les describo los 3 errores que a mi parecer son los más comunes y les dejo algunas preguntas que les ayudarán a reflexionar sobre los mismos:

1.- Queremos que nuestra pareja se convierta en la mejor versión de sí mismo/a:

Sentimos que el día que él o ella logre ciertos cambios, será nuestra pareja perfecta y tendremos la relación perfecta.

A continuación les dejo algunas preguntas que los ayudaran a reflexionar sobre este punto:

  • ¿Qué te hace pensar que los cambios que esperas, efectivamente son los que necesita tu pareja a ser la mejor versión de sí misma?
  • ¿Es lo que tú entiendes como “la mejor versión de tu pareja” lo que él o ella efectivamente entienden por “su mejor versión”?
  • ¿Existe una única “mejor versión de alguien”?
  • ¿Cuándo hablas de “la mejor versión de tu pareja”, en las necesidades de quién estás pensando?
  • ¿Puedes ser imparcial cuando imaginas lo que puede llegar a ser tu pareja?
  • ¿Cómo podría nuestra pareja cumplir con un ideal que habita en tu mente y no en la suya?
  • ¿Es amor lo que sientes por tu pareja, si aceptas solo una parte de ella?
  • ¿Qué te asegura que serás más feliz cuando tu pareja cambie?

2.- Creemos que nuestra relación mejorará el día en que él o ella cambie:

Sentimos que nuestra pareja es la responsable de las dificultades en la relación de pareja y estamos seguros/as que en la medida de que él o ella cambie, todo se solucionará.

A continuación les dejo algunas preguntas que los ayudaran a reflexionar sobre este punto:

  • Si para mejorar mi relación de pareja, sólo creo necesario que el o ella cambie, ¿de que manera estoy asumiendo mi parte de la responsabilidad sobre nuestras dificultades?
  • Si no asumo ninguna responsabilidad, ¿en qué papel o rol me estoy dejando a mí misma/o?
  • Desde ese rol, ¿mis posibilidades de acción crecen o disminuyen?
  • ¿Cómo es para tu pareja, sentir que lo responsabilizas de la gran mayoría de las dificultades?
  • Esa sensación, ¿afecta positiva o negativamente su predisposición al cambio?

3.- Queremos ayudar o rescatar al otro, sin que este nos lo esté pidiendo o lo crea necesario:

En algunos momentos o en algunas circunstancias tratamos de anteponernos a sus necesidades y/o esperamos evitarles toda dificultad, en otros, simplemente nos sentimos capaces de rescatarlos de una realidad que nos parece complicada… y todo lo anterior en nombre del amor.

A continuación les dejo algunas preguntas que los ayudaran a reflexionar sobre este punto:

  • Digo que es por amor, sin embargo, ¿cuánto de lo que hago por el otro tiene relación con la poca confianza que tengo en sus capacidades, su criterio o en su posible desempeño?
  • ¿Está mi “buena voluntad” haciendo que el otro se sienta inútil o incapaz?
  • ¿Está mi “buena voluntad” haciendo que el otro me sienta a su servicio?
  • ¿Cuánto de mi “buena voluntad” se relaciona con mi propia necesidad de sentirme útil o necesario?
  • ¿Cuánto de mi “buena voluntad” se relaciona con mi propio aprendizaje del amor, entendiéndolo como un “estar al servicio” del otro?
  • ¿Qué tipo de relación estoy sosteniendo cuando ocupo el rol de la pareja que ayuda sin que se lo pidan (por la razón que sea)?
  • ¿Te sientes en una relación entre iguales?
  • ¿Está mi “buena voluntad” haciendo que el otro se haga responsable como adulto de lo que le corresponde?
  • ¿Puedo yo rescatar a quien no quiere ser rescatado?
  • La voluntad para salir de una dificultad importante, ¿es una energía que mi pareja puede obtener sólo de mi o es algo que debe emanar de su propio ser?
  • ¿Puede mi pareja usar sólo mi voluntad para salir de sus propias dificultades?

Como expuse en el enunciado, las intenciones de quienes cometen estos errores son absolutamente loables, sin embargo, los resultados están muy lejos de ser los esperados:

Si nos ponemos en el lugar del otro o de quien esta siendo guiado, corregido, enseñado, sermoneado, ayudado o rescatado: podemos ver que consciente o inconscientemente sufre al sentir constantemente que no está a la altura de las expectativas de su pareja, se resiente al no sentirse aceptado/a por ser simplemente quien es y podría comenzar a dudar tanto de sus capacidades como las de su interventor.

Y si miramos la relación de pareja en si misma: ésta se desequilibra al dejar de ser una relación horizontal. En pareja, cuando uno pretende ayudar al otro (aun cuando este no se lo ha pedido), pretende rescatar al otro (aun cuando este no sienta que es necesario) o trata constantemente de corregir sus conductas (esperando que cambie); a los ojos de quien está siendo “ayudado”, “rescatado” o “corregido”, el otro (quien interviene), deja de ser un igual ya sea porque lo ve más arriba o porque lo ve más abajo.

Si se han sentido representados por alguno de estos errores, espero que este artículo les haya ayudado a distinguir nuevas posibilidades y que éstas les permitan mejorar su relación de pareja.

Paulina Arrau
Life Coach
www.lifecoacharau.cl

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies