¿Qué es un duelo?

. 22 de septiembre de 2014

indira-benito-coach

Por Indira Benito

Un duelo es un proceso de cambio y transformación personal que se desencadena a partir de una pérdida significativa en nuestra vida. Aunque comúnmente hablamos de duelo cuando nos referimos al fallecimiento de un ser querido, no sólo vivimos procesos de duelo en estas circunstancias. Cada cambio significativo que se produce en nuestra vida, requiere un duelo de mayor o menor intensidad. Algunos ejemplos frecuentes son la pérdida de un trabajo, de una mudanza a una ciudad diferente o la ruptura de una relación de pareja.

Seguramente habrás oído hablar en alguna ocasión sobre las “fases del duelo”. Pues bien, no voy a hablar de eso en este artículo. La principal razón es que si de verdad es esto lo que te interesa, puedes ponerte en contacto conmigo, y te recomendaré encantada la mejor bibliografía al respecto. Lo que de verdad me importa ahora es recordarte en qué consiste un duelo de verdad.

La diferencia entre un proceso de duelo y otras experiencias vitales es que un duelo comienza siempre con un sentimiento de dolor. Y sí, siempre duele y duele muchísimo. Y además este dolor, que muchas veces es también físico, se suele expresar a través de emociones que nadie nos ha enseñado a canalizar, como la tristeza y la rabia. Además, cuando tenemos estas emociones, es frecuente entrar en pánico.

Socialmente, hemos vivido bajo la creencia de que tener que experimentar estas emociones y demostrarlo, o hacerlo más que “lo justo e imprescindible”, es sinónimo de no tener la capacidad de superar nuestro duelo. Y este tipo de pensamientos o creencias nos destruyen, nos hacen desviarnos de un camino que aunque es natural, pasamos a dejar de verlo como tal.

Es entonces cuando entramos en el ámbito de la creencia. Al pensar que no podremos estar bien, que será imposible seguir viviendo o que nuestra circunstancia es más grande que nosotros, retrasamos nuestro proceso, cuando no lo estancamos de manera indefinida. Si pensamos que algo terrible va a suceder, las posibilidades de que esto termine cumpliéndose se multiplican, porque sucederá algo que confirme nuestras peores sospechas. Y una vez nos justificamos en nuestras creencias, éstas ganan más fuerza.

Pero tampoco nuestras creencias no son nuestras enemigas. La gran ventaja del mecanismo que he descrito es que si pensamos que las cosas pueden seguir adelante, que encontraremos la forma de poder, si creemos que podemos aprender de lo que nos pasa o si pensamos que vamos a encontrar una solución a nuestro problema, estaremos abiertos a aprovechar todas las oportunidades que se nos presenten. Así como eliges pensar, es como escoges ser y aunque esto se aplica a cada día de nuestra vida, durante un duelo se hace mucho más evidente.

Regresemos a la emoción. Afrontar un duelo con una actitud constructiva, aunque alivia nuestro dolor no erradica nuestras emociones. Este es el punto en el que muchas personas se frustran y perdiendo la esperanza, pierden de vista su camino.

Al considerar que la tristeza, la rabia o el miedo son “malos” o “negativos”, tratamos de huir de ellos o evadirnos. Pero cuando estamos en un duelo, estamos obligados a sentir estas emociones. Pues bien, aquí es precisamente donde está el regalo. Nadie dijo que fuera fácil, pero tenemos que escuchar estas emociones, porque tienen un sentido en nuestra vida.

Pongamos un ejemplo: cuando sentimos tristeza, nuestro metabolismo es más lento, nuestra temperatura corporal disminuye y pasamos a sentimos apatía y cansancio. Teniendo en cuenta que cuando afrontamos una pérdida tenemos que asimilar de repente mucha información y reestructurar nuestro recorrido vital (y nuestra identidad) este estado de “ahorro energético” favorece la acumulación de energía de cara a una acción posterior.

Sin embargo, a consecuencia de la pobre educación emocional que hemos recibido la mayoría, no por falta de interés, sino por desconocimiento, a veces desarrollamos bloqueos emocionales que se expresan con mucha más fuerza cuando las emociones que sentimos son más poderosas, como puede ser cuando experimentamos un duelo. En muchos casos, estos bloqueos no se generan en ese momento, como decía antes, pero a través del duelo podemos detectarlos más fácilmente que en otra circunstancia y sanarlos.

Una cosa más que quizá te resulte curiosa. Un duelo siempre es sobre ti, nunca es sobre otra persona, una relación, o algo cualquier otra cosa hayas perdido. Un duelo, es un proceso de búsqueda y desarrollo de nuestra propia identidad personal. Lo que ya no está, no está, no existe. Pudo ser maravilloso o terrible, pero ya no forma parte ni de tu presente ni de tu futuro. Y tú vives en tu presente en dirección a tu futuro. Es una ley física que sólo podrás romper construyendo una máquina del tiempo o viajando a una dimensión paralela (y aún en ese supuesto, tengo mis dudas).

¿Quieres que el dolor termine? Bien, ahí está la llave. Cuando sufrimos un dolor, nuestro cuerpo nos está dando uno o varios aprendizajes. No son lecciones estandarizadas, sino lecciones personales, y nunca vienen de la cabeza, ni de lo que otros te puedan decir, siempre vienen de ti. ¿Cómo sabes que has llegado a ello? Es fácil, das con lo que tenías que aprender cuando donde había dolor sientes un alivio que, poco a poco, hace que tu pecho se llene y se transforme en alegría. Y esa alegría es lo más parecido en el mundo al amor, no al amor romántico o cualquier otra variante, sino al Amor.

Por eso cuando trabajo procesos de duelo, considero fundamental hablar de identidad, y en relación a esta, de integración: es decir, traer lo que hemos de aprender a lo que ya somos. Se trata efectivamente de eso, de encontrar la forma de sincronizar lo que eres con el punto en el que estás.

 

Indira Benito
Coach de Vida y Para Empresa. Especialista en procesos de duelo.
www.indiracoach.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies