¿Puede estudiarse la felicidad?

. 2 de febrero de 2014

 

  • Unos 1.400 alumnos por semestre se matriculan en este curso de libre elección
  • Atrae al 20% de los graduados, más que los cursos de economía especialidad de la casa
  • Más que las previsiones de gurús de la economía, ‘apetece escuchar un mensaje positivo’
  • Valencia acoge un evento formativo el 12 de febrero sobre la base de la psicología positiva

IVÁN PÉREZ Valencia Actualizado: 01/02/2014

‘Lo valioso no será lo que poseerás sino en la persona tan valiosa en que te habrás convertido’… Es uno de los cimientos de la psicología positiva, una rama de reciente aparición que propone disfrutar del camino mientras se avanza hacia los objetivos personales y profesionales. Por cada artículo sobre felicidad que encontramos publicado hay 21 sobre tristeza, crisis y depresión. ¿Podemos cambiar esta visión negativa de nuestras vidas y todo lo que las rodea? La respuesta la hallamos en la prestigiosa Universidad de Harvard, donde el posgrado más demandado es la búsqueda de la felicidad.

“Hay mucha gente que desea ser rica, pero todavía hay más gente que desea ser feliz”. Es la máxima del ‘Edutaining’, la mezcla de educación y entretenimiento que forma parte de las asignaturas de Psicología Positiva y Liderazgo que el profesor y escritor americano-israelí Tal Ben-Shahar imparte en Harvard. Estas optativas empezaron con ocho alumnos matriculados y actualmente superan el millar. En cifras, el curso ‘Éxito y Felicidad’ ha alcanzado los 1.400 alumnos matriculados por semestre.

La psicología positiva ha calado en el ámbito empresarial durante la última década. Futuros dirigentes buscan el “puente entre su torre de marfil y la cruda realidad del día a día”, como lo define el interim manager Santiago Pérez-Castillo. Esas vidas “exitosamente infelices” han ido virando, con la ayuda del positivismo, en crecimiento personal, laboral, ético y educativo, sin descuidar la salud para completar el desarrollo y hacer frente a los problemas. Suena bien, rayando la utopía, pero para eso están los paladines de la psicología positiva, ejecutando en clases, conferencias y grupos de trabajo el diagnóstico de una sociedad con demasiadas barreras a la felicidad.

Continúa leyendo en elmundo.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies