Protagonizar la Vida

. 11 de septiembre de 2017

Por Ester Kroslak

WhatsApp se ha convertido en la red social por excelencia, ya que nos permite estar en contacto a la antigua, es decir en pequeños grupos de pertenencia. Y es así que tenemos un pequeño grupo con los amigos de la oficina, uno con el grupo de madres del colegio, uno de compañeros del secundario y así va la lista. En ellos y de acuerdo del que se trate, se comparten cosas relevantes, tales como recordar comprar las témperas y el papel de calcar a tiempo y no a las 9 de la noche cuando ya está todo cerrado, compartir preocupaciones comunes o bien simplemente relajarse, compartir chistes y cosas como esas.

En uno de esos grupos a los que pertenezco, el de los amigos de la secundaria específicamente, alguien compartió el siguiente cuento:

La prueba de la bañera en el instituto psiquiátrico

Durante una visita a un instituto psiquiátrico, uno de los visitantes le preguntó al director, qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser internado.

– “Bueno”, dijo el director, “hacemos la prueba siguiente: llenamos completamente una bañera, luego le ofrecemos al paciente una cucharita, una taza y un balde y le pedimos que vacíe la bañera. En función de cómo vacíe la bañera, sabemos si hay que internarlo o no”.

-Ah, entiendo – dijo el visitante. – Una persona normal usaría el balde porque es más grande que la cucharita y la taza.

-No -dijo el director, “una persona normal sacaría el tapón”. Usted ¿qué prefiere: una habitación con o sin vista al jardín?

Después de leerlo, más allá del chiste, me quedé pensando por un rato cuán común es que permitamos que sean los otros los que nos indiquen cuáles son nuestras opciones (cuchara, taza o balde) y cómo estamos de predispuestos a ceder el poder sobre nuestras vidas permitiendo que el entorno condicione nuestro accionar en lugar de tomar nuestras propias opciones.

La palabra tiene poder creador en nuestra vida y es en las palabras que podremos dar cuenta de dónde estamos depositando el control: si en nosotros mismos o en el exterior.

En el lenguaje, tal como si de una huella digital se tratase, están las pistas de nuestra identidad. Y es posible notar que si nos comunicamos utilizando frases tales como: “¡Es lo que me tocó!” y “¡¡así como está el país!!” “Tengo que hacer esto, no me queda otra”, “si estuviera capacitada/o”, “si tuviera tiempo”, “¡mirá la cantidad de problemas que tengo!”, “seguro que los que tienen que hacerse cargo ni siquiera van a venir” o como en nuestro cuento “¿¡Que querés que haga si sólo tengo un balde, una taza y una cuchara!?”…

 

Si ésta es la forma en que te estás expresando, es probable que estés depositando el poder en el exterior, ya que es el entorno y las circunstancias las que determinan lo que pasa con tu vida.

Y podrás pensar pero cómo me expreso si quiero decir que “tengo que ir a trabajar” si eso es lo que “tengo” que hacer.

Si pensamos bien, nunca “tenemos” que hacer nada, sino que elegimos hacerlo porque juzgamos algo de ello como valioso y decirlo de esa manera nos pone de nuevo en el papel de protagonistas de nuestras vidas. Es nuestra elección.

Puede que el trabajo no me esté gustando tanto, pero por ahora me es útil contar con ese sueldo y por los beneficios que obtengo “elijo” seguir trabajando hasta que encuentre uno mejor ¿se ve la diferencia? No es que las cosas me pasen, yo elijo que pasen y tomo las opciones que me resultan funcionales a la situación. A partir de allí, de saber que es Mi elección, puedo tomar otras opciones para mejorar lo que no me está gustando.

Las palabras que usan los protagonistas son: “Yo elijo”, “yo prefiero”, “yo decido”, “voy a hacer”. Y no es que a estas personas les vaya todo bien, sino que toman los problemas como desafíos y en lugar de ahogarse en lamentos por las cosas que no pueden manejar, tratan de ver que sí está en sus manos hacer y lo hacen.

Y la actitud de un protagonista ante el ejemplo anterior es decir: Hoy elijo esto, pero sigo trabajando para que la cosa cambie. Si no me gusta mi trabajo comienzo a capacitarme en lo que me gusta, leo los diarios para buscar algo mejor, elijo y elijo y elijo.

Stephen Covey en su libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” habla de lo que él llama el círculo de la preocupación y el círculo de influencia. El primero es un círculo grande, que contiene todas las cosas que nos preocupan. El segundo es más pequeño que está incluido en el anterior y contiene las cosas que nos preocupan pero que además están en nuestro poder intervenir para cambiar. Y es allí donde se enfocan los protagonistas, en lo que sí está a su alcance cambiar, en aquello en lo que sí tienen influencia.

Muy por el contrario, quien asume el papel de víctima pone toda su energía y concentración en las cosas que le preocupan y sobre las cuales no tienen influencia: la economía del país, la falta de respeto de la gente, el incumplimiento de otros. Es decir, en todas esas cosas donde quejarnos “es la única opción”.

La ontología del lenguaje nos abre un nuevo mundo de posibilidades y nos ayuda a entender que la forma en que nos expresamos está dando forma a nuestra realidad. Gracias a ella es posible brindar la atención que merece nuestro lenguaje y empezar a construir con nuestras palabras la vida que deseamos vivir. Eliminar la queja, dejar de echar la culpa a los demás, a las circunstancias, e identificar nuestra zona de influencia, lo que sí está en nuestras manos hacer para mejorar y hacerlo.

Un Coach Ontológico Profesional es la persona idónea para ayudar a explorar el lenguaje con el que nos expresamos y los efectos que éste está teniendo en la construcción de nuestras vidas, para ayudarnos a ver el tapón de la bañera, a transformarnos en protagonistas y a ser mejores y más felices.

La vida siempre tiene más opciones que las ofrecidas y está en nosotros decidir tomar el poder en nuestras manos y elegir verlas.

 

Lic. Ester Kroslak
Coach Ontológico Profesional
www.mejorymasfeliz.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies