No descuides lo que vale. Prioriza, decide y avanza. ¡Pero no desistas!

. 2 de marzo de 2017

Por Roberto Celaya Figueroa 

En la vida tendremos muchas vivencias, muchas emociones, muchas opciones y  muchas decisiones, tal vez más que muchas: demasiadas; demasiadas en el sentido de darle a todo lo que vivimos y experimentamos el mismo tiempo, los mismos recursos, la misma entrega. De ahí la importancia de priorizar, decidir y avanzar.

Dice un dicho que la vida es como un buffet en el sentido de que ofrece muchas opciones de cómo vivirla, esta idea es más que cierta. Y como un buen buffet todo lo que decidamos tiene un precio. Ese precio puede ser generalmente, tiempo, dinero o esfuerzo que debamos dar a cambio de lo que queremos.

Ahora bien, dado que uno no tiene tiempo, dinero o esfuerzo de sobra, el reto luego entonces estriba en saber a qué vamos a destinarle aquello y en qué cantidad. De ahí la importancia de saber priorizar, decidir y avanzar.

Priorizar se refiere a saber darle los diferentes niveles de importancia a las cosas, tangibles o intangibles, que encontramos mientras avanzamos en nuestra vida. Dado que siempre es un poco complicado esto, sobre todo cuando tenemos muchas opciones, piénsalo en función del final de tu vida, es decir, si ésta fuera a terminarse y vieras atrás ¿qué tanta importancia le darías a las cosas sobre las cuales tienes que decidir?

Decidirse es precisamente una vez priorizado comenzar a trabajar aquello que hemos decidido de mayor a menor importancia, lógicamente. Esto de decidir, luego entonces, conlleva dos niveles: uno emocional y el otro intelectual. El emocional tiene que ver con el nivel de compromiso emotivo que aquello por lo que nos decidimos experimentamos, el intelectual tiene que ver con los tiempos y las formas que tenemos que pensar para avanzar en pos de lo que queremos.

Por último, el avanzar tiene que ver con movernos en pos de aquello que hemos deseado, luchando y descansando. Así es: luchando y descansando. Luchar, obvio, implica el esfuerzo que nuestras decisiones emocionales e intelectuales imprimen a nuestro andar, descansando se refiere a esas veces que aminoramos la marcha e incluso nos detenemos un momento para recuperar energía, aliento y motivación.

Prioriza, decidir y avanzar no es sino otra forma de entender, aceptar y tomar como propia la idea de que nos forjamos nuestro propio destino y que esto implica hacernos dueños de nuestras decisiones y sus consecuencias. Así que no lo olvides: No descuides lo que vale. Prioriza, decide y avanza. ¡Pero no desistas!

 

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.
Formación • I+D+i • Consultoría
Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor
www.rocefi.com.mx

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies