¡Sus miedos, abrazan su negocio!

. 14 de noviembre de 2016

jorge-a-arias-romero

 Por Jorge A. Arias Romero 

¡Así es!. Los miedos que usted tiene abrazan por completo a todo su negocio y como consecuencia de ello, produce, además de resultados por debajo del nivel esperado, personas a los que les da temor tomar acción.

México, a pesar de lo que de siga, sigue siendo un país de oportunidades. La complejidad para hacer negocios es evidente, los factores externos siguen jugando un papel importante y la economía volátil es para muchos lo suficiente como para ir con cautela, incluso para detener inversiones hacia el futuro.

Pero lo que más detiene a nuestro país, no son las políticas económicas del gobierno, ni la complejidad económica mundial, lo diré de frente, lo que realmente detiene a éste país, es el miedo al fracaso por quienes dirigen las empresas hoy día. Por supuesto que no podemos generalizar, pero si podemos hablar por la composición de la estructura de nuestros negocios (Una abundante mayoría la constituye la empresa familiar y PyME) que en gran medida se debe a la falta de fe de los líderes de éstos negocios en ellos mismos, y en su gente.

Basta con ver el índice  global de innovación de nuestro país respecto de (0.63 del PIB), que nos ubica a mitad de la tabla de todos los países evaluados y que para mi podemos interpretarlo de la siguiente manera:

  1. Hay poca intención de realizar cambios hacia adentro y hacia afuera de nuestro negocio.
  2. Hay menos intención de desencadenar el potencial de las  personas que trabajan al interior de nuestros negocios.

Cuando escuchamos de innovación, tomamos el concepto de moda, acudimos a distintos foros, nos entusiasmamos pero al regresar a nuestro negocio ¿qué ocurre?. ¡NADA!.. Y en realidad no ocurre nada porque en la cúpula, no estamos dispuestos a invertir en realizar los cambios necesarios para que la innovación ocurra, comenzando por supuesto con nuestro modelo mental, al cual por cierto, no desafiamos jamás.

Y es aquí, en nuestro modelo mental que no avanzamos, es aquí donde el miedo se apodera de nuestra mente y de toda la organización entera, es aquí, donde detenemos la marcha de nuestro negocio y en la suma, detenemos la marcha de nuestro país.

Hágase estas preguntas: ¿Porqué sigue usted sin desafiarse a sí mismo? ¿Porqué no se atreve a cambiar lo necesario para mejorar sus propias condiciones de vida? ¿Porqué seguir haciendo lo que todos hacen en lugar de tomar la decisión de hacer lo que nadie se atreve?

Si usted es quien dirige la organización, tome en cuenta que todo lo que siente, piensa, dice o haga, tiene un alto nivel de impacto en aquellos que le rodean. Así que sus temores, también son los de ellos, sus miedos abrazan a todo su negocio, y la toma de decisiones se paraliza a lo largo y ancho de la empresa.

Pregúntese: ¿Cuánto invierte en innovación en su empresa? ¿Cuando ésta surge, cuánto paga en programas de reconocimiento a quien la realiza? ¿Está dispuesto a hacerlo? ¿Hasta donde está dispuesto a avanzar, para lograr que su organización cambie? ¿Tienen familiares dentro de su negocio? ¿Está dispuesto a cambiarlos si son un estorbo para el avance de su empresa?

Cuestionamientos como éstos, debieran estar siendo motivo de análisis todo el tiempo y ser parte de nuestra agenda diaria de trabajo. La razón es que es apremiante lograr un cambio importante por nosotros mismos, antes que seguir esperando que las políticas de gobierno nos favorezcan para alcanzar una notoria mejoría en nuestro negocio o un mejor desempeño en el mercado.

Las organizaciones de alto desempeño están en el lugar que les corresponde por muchas razones, entre otras las siguientes:

  1. No tienen temor al cambio, por el contrario se busca de manera obsesiva.
  2. Cambian continuamente y buscan permanecer cambiando a través del aprendizaje.
  3. Son capaces de desaprender y de aprender de nuevo rápidamente.
  4. Alinean su organización con el propósito y visión del negocio.
  5. Invierten en su gente lo suficiente, sabedores que es ésta la fuente de resultados más importante del negocio por lo que se convierten en productores de Líderes además de productos y servicios.
  6. Eliminan cualquier barrera que se interponga entre la visión y el resultado final, sea en proceso o en personas.
  7. Compensan por resultados de todo el Equipo, antes que privilegiar el desempeño individual aunque no se olvidan de las contribuciones que surgen de ésta manera.
  8. El facultamiento es una cultura, no una herramienta más para la toma de decisiones.
  9. Se concentran en alcanzar resultados incesantes con los clientes generando una experiencia única e inolvidable en su relación con ellos.
  10. Son obsesivos en dar el mejor SERVICIO y la CALIDAD, sabedores que es esto lo que realmente reditúa a la empresa.

Usted como líder de su negocio, es  responsable no sólo de la producción o del servicio sino del desempeño de todos aquellos a quienes dirige, así que ¡No administre solamente, dirija también! y entienda que en la medida de desempeño que usted actúa, el resto de la empresa asume la misma actitud. Su responsabilidad, si bien es cierto, está centrada en obtener el máximo de rendimiento o rentabilidad, también lo está en elevar el desempeño de la gente que le rodea convirtiéndolos en mejores personas en todos los sentidos. Aquí está precisamente el FOCO DE ATENCIÓN más importante de su negocio. Lo he dicho en muchos foros empresariales, “La gente es quizá la única ventaja competitiva sostenible para el futuro de su empresa”, así que atrévase a permitir que el cerebro de cada persona que trabaja junto a usted se ponga a prueba. Dispóngase a escuchar la voz de sus clientes, pero también de los colaboradores honestos que se sugieren cambios en su organización, aún cuando éstos sean dolorosos para usted.

Las organizaciones cambian, cuando la gente cambia, ¡Entiéndalo!, así que mientras usted no lo haga, su empresa tampoco podrá sufrir las transformaciones necesarias para alcanzar un alto nivel de desempeño. Usted debe pulir su capacidad para inspirar, pensar y actuar como un ganador porque de no hacerlo, sus colaboradores tampoco se atreverán a dar un paso hacia adelante.

Usted debe convertirse en lo que quiere que su gente sea, y esto significa que debe modelar con el ejemplo. Tiene que atreverse a desafiar sus propias excusas y paradigmas, tiene que enfrentarse a sí mismo porque es en ésta zona precisamente que se detiene y paraliza a todo su negocio por igual. Si su modelo de actuación no es congruente, créalo, estará perdiendo credibilidad ante su gente y por más esfuerzos que haga no estarán comprometidos ni con usted, ni con su negocio, en otras palabras “se acomodarán lo suficiente para hacerle creer que están con usted” pero no habrá el compromiso verdadero de hacer la diferencia ni hacia adentro ni hacia afuera con los clientes. ¡Dése cuenta!.

Así que no se trata de seguir un tema de moda, se trata de convertir en realidad su propósito y visión frente a sus clientes y en su mercado. Se trata de generar eficiencia a lo largo y ancho de su empresa a través de su gente, se trata de mantenerse en continuo aprendizaje, ¡Se trata de Usted y su Liderazgo!.

Los resultados financieros, nada más son la consecuencia de lo que sucede al interior de su negocio como producto de lo que hace toda la gente que le reporta, (lo intangible se manifiesta de esa manera) y debe entenderse claramente esto porque nuestra verdadera prioridad está precisamente en dirigir “correctamente” a quienes nos acompañan como parte de nuestro equipo hasta el punto de permitirles pensar diferente y tomar decisiones de cambio, aún cuando nos saquen de nuestra zona de comodidad. ¡Aquí está precisamente la grandeza de su negocio y la suya como líder!.

Un buen resultado financiero puede resultar engañoso, si es producto meramente del crecimiento natural de su negocio y no proviene de la actuación incesante de la gente que lo compone. Usted es quien debe ocuparse de incrementar el potencial de su gente. ¡Es su más alta responsabilidad!, y mientras no lo haga, estará pendiente de un hilo, pues cuando las condiciones del entorno se manifiesten en forma negativa, usted se irá junto con ellos al pozo.

Atrévase a realizar cosas diferentes, abandone sus miedos y asuma con responsabilidad su posición, usted es el modelo de actuación que aspiran a ser los demás, y es por ello que debe mantenerse haciendo las cosas correctas todo el tiempo.

Como siempre, nos ponemos a sus ordenes en nuestra firma, para ayudarle a alcanzar éstos propósitos, invitándole ha hacer cosas “Fuera de lo Común”, porque hacerlas sin duda produce dividendos.

img-20161027-wa0014

Lic. Jorge A. Arias Romero.
Director General CEHU

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies