¿Cómo mantener el máximo nivel en la competición deportiva?

. 9 de marzo de 2017

mario

Por Mario Martín Lucas

Enunciada la pregunta con la que título este artículo, daré ya la formula en la que creo, desde mi propia experiencia deportiva y también como coach, la cual es ésta:

Máximo nivel en la competición deportiva= Intensidad + Concentración

Así de sencillo, y así de complicado.

La intensidad es un elemento necesario en el mundo de la competición deportiva, pero también en cualquier otro elemento de la vida.

Cualquier reto al que nos queramos enfrentar, con compromiso, a nuestro alcance, pero fuera de nuestra zona de confort, requerirá nuestro máximo esfuerzo, y la intensidad será un elemento básico, componente imprescindible del “querer”.

El ripio de complejidad respecto a la intensidad estará vinculado a ser capaz de canalizar esa energía, inherente al máximo de intensidad, en la direccion correcta y que ello no se vuelva en contra del objetivo que perseguimos.

A la hora de aplicar esa intensidad en el momento adecuado y de la forma correcta, será necesario un determinado nivel de concentración, entendido este estado como la capacidad de fijar nuestra atención en lo que estamos haciendo en el momento presente, anulando todo aquello que impida que lo hagamos.

La concentración no solo es un aspecto de una importancia vital en el momento de la competición, sino que el deportista, con la ayuda de su entrenador, y/o coach, lo deberá ir trabajando en la fase de aprendizaje y entrenamiento.

A través de un trabajo de concentración evitaremos, o al menos limitaremos al mínimo, la situación de estrés producida por un bloqueo mental del deportista que, víctima de ello se verá incapaz de volver al nivel de atención necesario para acercarse en su rendimiento competitivo a su máxima versión posible, reto éste al que debería estar orientado cualquier competidor, se trate de élite, competición amateur e, incluso, en ocio.

Con un adecuado trabajo, bien desde el coaching deportivo o la psicología, se puede implementar estrategias para reducir esos bloqueos mentales, controlándolos y dominándolos, de forma que no condicionen el rendimiento deportivo de cualquier deportista.

Algunas estrategias o tipos de trabajo para mejorar la concentración, que pueden utilizarse, han sido históricamente trabajados en técnicas milenarias como el yoga (ejercicios de respiración, percibirse en el momento, en el aquí y en el ahora, focalizar figuras geométricas a lo largo de partes del propio cuerpo; así como experimentar con la competición imaginada, visualizando interiormente el desarrollo de la competición, trabajando sensaciones como el sonido habitual en ese momento, las sensaciones físicas, el frío o el calor, e incluso olfativas; llegando a trabajar lo que se conoce como la expansión de la conciencia, conectando con todo lo necesario para acercarnos a nuestra mejor versión en aquello que estamos haciendo desde el compromiso y con actitud.

Una vez que hemos alineado la actitud y la concentración, la confianza -la propia autoconfianza- estará asegurada y estaremos muy cerca del escenario descrito por el gran jugador de golf Arnold Palmer: “…si piensas que serás golpeado, serás golpeado. Si piensas que no te atreves, no te atreverás. Si te gusta ganar, pero piensas que no puedes ganar, no ganarás nunca. Si piensas que puedes perder, has perdido. Tienes que pensar en grande. Antes de nada tienes que estar seguro de ti mismo. Las batallas de la vida no son siempre para el más fuerte o rápido. Tarde o temprano, la persona que gana es la que piensa que puede ganar”.

La actitud tiene que ver con la voluntariedad en hacer las cosas, con el querer, pero la concentración requiere una técnica que debe trabajarse, igual que se entrena la forma física, o la estrategia y la táctica de cualquier deporte.

Recuerda la formulación que te proponía al inicio de estas líneas y si quieres acercarte a tu mejor versión a la hora de la competición deportiva, prueba a trabajar desde su enunciado:

Máximo nivel en la competición deportiva = Intensidad + Concentración

Con ello te acercarás a ejemplos como el de Pete Sampras que decía: “A lo largo de mi carrera, pocas veces mi mente ha estado preocupada. Dejaba a un lado las distracciones, centrándome en el juego; lo que había fuera de la pista no me importaba”.

Mario Martin Lucas
Coach
www.mariomartincoaching.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies