Los pasajeros del autobus.

. 30 de mayo de 2018

Vanessa SanchezPor  Vanessa Sánchez 

¿Te gusta viajar? Muchas son las ocasiones que describo un proceso de coaching como un viaje.

Un viaje hacia la vida. Pero sobre todo, un viaje hacia el interior. Un viaje que tiene presente (ahora) y tiene destino (futuro). Donde  es importante fijar el lugar donde queremos ir (o el objetivo que perseguimos). Un viaje del que cada uno de nosotros es el protagonista y llevamos consigo nuestro propio equipaje (fortalezas, miedos, emociones, creencias, etc.). Donde el coach es el guía del viaje. Que te acompaña a lo largo del camino, ofreciéndote mapas, brújulas, nuevas gafas, pico y pala, etc. Al fin y al cabo,  herramientas que  te ayuden a hacer del viaje un proceso más consciente, más pleno y placentero.

Es este caso, comparto con vosotr@s una de esas herramientas que  en ocasiones,  utilizo con mis coachees,  y al que yo también  recurro de manera frecuente

La herramienta se  llama PASAJEROS DEL AUTOBUS,  y la conocí a través de uno de los libros de la doctora Ruth A. Baer, profesora de Psicología en la Universidad de Kentucky, doctora en psicología clínica con larga experiencia profesional e investigadora internacional reconocida.

Es una herramienta creativa que se apoya en ejercicios de visualización, y que proporciona otra manera de entender el enfoque consciente de los pensamientos y emociones que bloquean y/o entorpecen “nuestro viaje”  , pero también de aquellos que nos ayudan a seguir avanzando y recorriendo camino!.

Ponte cómodo, lee y si te animas, sigue y realiza la práctica:

Imagina que conduces un autobús. Te diriges hacia tu destino: (el destino será tu  propio objetivo, elige!). Lo tienes que imaginar con total claridad y concreción.

 Imagina que tus pensamientos y emociones son los pasajeros del autobús. Y están sentados en la parte de atrás-¿Puedes verlos? ¿Los reconoces? ¿Quiénes son? Ponles nombres. ¿Qué te dicen?

 Escúchalos porque te están gritando cosas. Son palabras  que oyes cada vez más fuerte. Son frases que ya te han dicho otras  muchas veces, ¿no? ¿Cuáles son? 

 Sientes que puede que las voces de los pasajeros tengan razón, pero aun así quieres llegar a tu destino. Una parte de ti quiere intentarlo. Adelante.

Con toda esa fuerza interior que tienes,  y tus ganas por conseguir llegar a tu destino, para ahora mismo el autobús. Ve  decidid@ a la parte trasera y  pídeles que se callen. Hazlo. 

No están fácil ¿verdad? Ellos no callan. Llevan mucho (demasiado) tiempo haciéndolo. Gritando. Ocupando el autobús. ¿Cómo  te  sientes?  

Ellos, Están dominando el autobús. Se sienten fuertes y seguros allí dentro. No se van a marchar.

Además,  te estás dando cuenta, que el autobús hace tiempo que no se mueve.

No estás yendo hacia tu destino. Estas parado. 

Pero quieres continuar el viaje. Deseas llegar a tu destino. Sabes todo lo bueno que allí te espera, y todos los beneficios que tendrás. Así que díselo a los pasajeros.  

Pide silencio y díselo de nuevo. Hazte oír.

Te das cuenta que para avanzar necesitas que te escuchen. ¿Qué les vas a decir?   Dilo. Cuéntales todo lo que quieras. Ahora es el momento.  Comienzan a escucharte.

Tras tu discurso. Dirígete hacia el asiento del conductor, y reanuda la marcha hacia donde tú has elegido. Hacia donde hace tiempo quiere estar.

Enhorabuena! ¿Cómo te sientes ahora? ¿Oyes las voces ahora?

¿Qué conclusiones obtienes de la práctica que has realizado?

¿Qué aplicación tiene en tu vida diaria?

Con lo que sabes, ¿Qué  vas a empezar a hacer?

Los pensamientos y emociones ocupan nuestra mente. A veces no queremos oírlos pero ellos más nos gritarán. Nos controlan y nos dominan. Nos limitan y bloquean.

Esos pasajeros son experiencias anteriores y ya no pueden modificarse.  Pero TÚ decides y  construyes tu futuro.

¿Sabes? Esos pensamientos, también  son parte de ti. Sólo debes parar  y oírlos.  Escucharlos. La clave estará en aceptarlos. Porque como hemos visto, si los ignoras o los rechazas, se harán más fuertes,  te minarán y te controlarán.

Si tienes un propósito en mente, si deseas algo con fuerza, ellos te  entenderán. Te hablaran más bajito para que puedas continuar. Incluso cuando se sientan integrados y aceptados, sus voces te servirán para aconsejarte y/ o  advertirte de algo. Desde la aceptación te cuidan y te protegen.

 

“Muestra tu gratitud a quien quiera que llegue, porque todos te han sido enviados como guías desde el más allá”
(Rumi, poeta persa. Siglo XIII) .

 

Vanessa Sánchez 
Coach Personal y Ejecutivo.
 Coach Equipos.
Desarrollo de Personas. Formación
www.vanessasanchezcoaching.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies