Lo que no te han contado sobre el Miedo

. 22 de octubre de 2015

Por Marta Antuña Egocheaga

Un hombre con miedo es capaz de hacer cualquier cosa
Jawaharlar Nehru

El miedo es un tema muy recurrente últimamente en mi vida, pues no solo me ocupo en mi día a día de mi propios miedos, sino que he tenido que emplearme a fondo para ayudar a otras personas a gestionar su miedo que ha sido el principal desafío en varias sesiones de coaching o e incluso en una reciente sesión de mediación.

Sesiones que por otra parte no dudo en calificar de duras, difíciles, pero también apasionantes para el trabajo de los coaches del desarrollo personal y profesional y por supuesto de los mediadores.

Reconozco que soy bastante intensa sintiendo miedo, así que esto me ha llevado, desde hace varios años ya, a explorar, estudiar, investigar y leer acerca del miedo y también a experimentar conmigo misma.
Pero, como digo, últimamente me he volcado profesionalmente en la Gestión del Miedo de otras personas, porque ha venido a buscarme de nuevo bajo esta forma, así que muchas de las ideas que voy a exponer son fruto de mi propio bagaje personal y profesional.

Antes de aportaros “mis tablas” acerca del miedo, me gustaría resumir las líneas generales de las lecturas más ortodoxas acerca del mismo para tener una visión lo más completa posible, aunque sea en un espacio un poco limitado como es el de este post:

1.- El miedo es una emoción que en su origen tuvo un valor positivo, pues ayudaba a la supervivencia de la especie. Ante un peligro como el que representaban los depredadores o las catástrofes naturales, actuaba como mecanismo de defensa: ataque, huida, cobijo, adaptación, en definitiva Imaginación en la Respuesta.

2.- Nuestros sentidos perciben las causas de peligro, pasan a ser interpretadas por el principal responsable de nuestra respuesta emocional que es el sistema límbico en donde la estimulación de la amígdala produce diversas Respuestas Fisiológicas entre las que destaco: bombeo acelerado del corazón; aumento de la presión arterial, de la tensión muscular, de la adrenalina, de la glucosa en sangre; dilatación exagerada de las pupilas; fijación de atención en la causa amenazante etc.
Tener en cuenta esta respuesta fisiológica resulta fundamental para su gestión como diré luego.

3.- En el desarrollo de la humanidad las teorías sobre el miedo se fueron sofisticando de forma que el miedo y en su forma más intensa, el terror, ha sido y es utilizado para controlar a multitud de grupos y personas como sucedió con el nazismo o el estalinismo o sucede en un conflicto bélico: el reciente Afganistán o Siria; o incluso para manipular en las relaciones interpersonales o dentro de las organizaciones.

4.- El miedo no solo se presenta en relación al peligro real, sino también y puede ser incluso de forma más profunda en relación al peligro imaginario que crea nuestra mente en diversos niveles. Normalmente si no nos damos cuenta de nuestros mecanismos interpretativos y emocionales, o dicho de otro modo, si no contamos con una capacidad desarrollada de Comunicación clara con nosotros mismos y sentimos temor, solemos crear pensamientos negativos en la interpretación de la realidad, o también, si tenemos recuerdos de haberlo sentido en situaciones relacionadas o asociadas, la respuesta suele ser rápida, automática e inconsciente. Es decir, a partir de acontecimientos cotidianos que no tendrían que llevarnos a crear ideas negativas, las creamos automáticamente y esto nos lastra la alegría, el entusiasmo y la visión positiva de los acontecimientos del día a día.

Os pondré un ejemplo. Hace poco intervine como abogada  en un juicio en donde se intricaban muchas emociones de todos los intervinientes (actores y demandados). Defendía la voluntad testamentaria de una mujer anciana que se había suicidado. Aquella mujer había depositado en mí su confianza antes de fallecer y  la forma en que se produjo su muerte tuvo un fuerte impacto en mí. Durante el desarrollo del juicio sentí ansiedad que me hizo luchar con uñas y dientes. Es decir, el miedo de no estar a la altura para hacer ver al Tribunal la tragedia de esta mujer y los motivos de sus últimas voluntades actuó como una fuerza poderosa para guerrear (no sin antes haber agotado todas las vías posibles de negociación). Sin embargo tras la batalla, comenzaron a inquietarme pensamientos negativos que me hacían imaginar el peor resultado. Gran error, pues la sentencia fue favorable. Es decir, el miedo, que había sido una energía poderosa para lanzarme al ruedo con todo el empeño, me estaba minando después sumergiéndome en las aguas procelosas de la imaginación negativa. En cuanto me di cuenta de la trampa, actué y apliqué los recursos que compartiré con vosotros.

¿Cuántas veces nos ha sucedido que nos despertamos en mitad de la noche y en esa oscuridad silenciosa nos vienen los peores pensamientos acerca de un acontecimiento y que por arte de magia desaparecen al llegar la mañana con su Claridad?

Pues algo así es posible si educamos nuestra mente y desarrollamos todo el potencial de nuestra conciencia para poner Claridad en nuestros procesos mentales y emocionales, en definitiva en la Comunicación con nosotros mismos.

Antes de ello y en aras de esto que predico, quiero dejar claro que la patología del miedo es otra cosa diferente a lo que trato en este post, así que los recursos que utilizo en la Gestión del Miedo no son extrapolables a la enfermedad de la que se ocupan otros profesionales (psiquiatras y psicólogos).

¿El miedo es negativo?
Sinceramente, creo que no es negativo. Si la forma de tratar el miedo pasa por ignorarlo, reprimirlo o engañarlo tendremos un problema. Si te alías con el miedo puedes utilizar en tu beneficio sus beneficios.

¿Cómo podemos aliarnos con el miedo?
El trabajo tenemos que hacerlo a nivel Corporal y Mental,  puesto que como he dicho al principio del blog, el miedo es una fuerza que actúa en tu cuerpo y en tu mente.

El problema es que se trata de una Energía o Fuerza Creativa bruta, salvaje y necesitamos refinarla como si se tratase de un proceso de “refinamiento de petróleo en oro, en perfume…”
El miedo es una especial fuerza Creativa en cuanto que al sentir el miedo nuestra Imaginación se dispara.

Ahora bien ¿qué tipo de IMAGINACIÓN se dispara en ti, la POSITIVA o la NEGATIVA?

Volvamos al ejemplo del hombre de las cavernas. Al sentir miedo porque un animal le amenaza y en función de las circunstancias concurrentes que interpretará en muy escaso tiempo tomará UNA DECISIÓN y ACTUARÁ. Puede ser el ATAQUE o la HUIDA. Ambas son creativas e idóneas.

Ahora bien, en el mundo sofisticado que vivimos las cosas ya no son tan primarias, pero al sentir la FUERZA CREATIVA DEL MIEDO tenemos dos opciones, IMAGINARNOS LO PEOR y actuar conforme a ese pensamiento o IMAGINARNOS algo POSITIVO y ACTUAR. No debemos olvidar la frase del historiador Tito Livio: “el miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son”.

Todo acontecimiento de la realidad es interpretado por nuestro PENSAMIENTO y en esa interpretación sentiremos una EMOCIÓN. Si tu emoción dominante es el temor, tendrás que trabajar esa respuesta emocional que tienes de alguna forma instalada como respuesta automática. Y esto tiene una gran importancia porque tu respuesta emocional te llevará a ACTUAR y con tu acción tendrás un RESULTADO y el conjunto de resultados irá creando tu vida, tu realidad y tu destino.

Por lo tanto, para refinar esa ENERGÍA creativa bruta o salvaje necesitamos un TRABAJO y un ENTRENAMIENTO.

Resumidamente, A NIVEL CORPORAL necesitamos:

  1. Cuando sentimos miedo tenemos que ABRIRNOS a SENTIRLO en nuestro cuerpo, pues el miedo es como un caballo salvaje,  si intentas tirar de las bridas para controlarlo, el caballo se encabritará más. Sin embargo, si aflojas, probablemente el caballo se serenará.
  2.  El lugar de tu CUERPO donde sientas el miedo te dará información gracias a tu INTUICIÓN
  3. La forma de SENTIR el miedo en nuestro cuerpo pasa:
    1. por poner nuestra ATENCIÓN en nuestra SENSACIÓN CORPORAL. Ser totalmente tu SENSACIÓN CORPORAL en momentos más o menos largos.
    2. pasa también por OBSERVAR la sensación a la vez que RESPIRAR CONSCIENTEMENTE con la zona del abdomen. Inspirando y espirando por la nariz.
  4. Sintiendo ese MIEDO CREA ALGO.
    1. En mi caso me pongo a ESCRIBIR, pero tengo buenos amigos que TOCAN UN INSTRUMENTO, SALEN A CORRER, CANTAN, PINTAN, BAILAN, SE DEDICAN A SU HUERTO, HACEN UNA ACTIVIDAD FÍSICA…
    2. Es decir utilizan esa fuerza impulsora para hacer algo y, además y lo más importante, lo hacen SINTIENDO esa fuerza en toda su intensidad.

Resumidamente, A NIVEL MENTAL necesitamos:

  1. Introducir en nuestra vida la MEDITACIÓN. Aprender a meditar es la mejor opción para gestionar el miedo.
  2. OBSERVAR nuestra tendencia a la hora de IMAGINAR
    1. ¿Cómo es mi IMAGINACIÓN? ¿Positiva o Negativa?
  3. OBSERVAR nuestra tendencia a la hora de INTERPRETAR los acontecimientos. Podemos preguntarnos:
    1. ¿Cuál es mi conclusión?
    2. ¿En qué me baso para llegar a esta interpretación?
    3. ¿Cómo he llegado a la misma?  ¿Cuál es mi proceso o cuales mis mecanismos de pensamiento?
  4. OBSERVAR las imágenes mentales que pueden surgir al sentir miedo.
  5. A pesar de SENTIR miedo a EQUIVOCARNOS, NECESITAMOS ACTUAR y HACER lo que sentimos que queremos hacer. Aunque sientas miedo por algo que quieres hacer, ¡hazlo!.7
  6. OBSERVAR nuestra tendencia a CONTROLAR todo lo que hacemos o no hacemos por miedo al rechazo o a la opinión de los otros.
  7. ENTREGARNOS a procesos creativos aunque sintamos el temor de hacerlo.
    1. Estos son algunas pinceladas del trabajo con el MIEDO, las comparto porque CREO que son útiles. Me han ayudado y me ayudan en mi vida cotidiana. Todo lo cual no excluye la importancia de realizar un trabajo más profundo en cada caso concreto y según las circunstancias y particularidades de cada persona.

He empezado este post con una frase que puede ser interpretada con un sentido POSITIVO o NEGATIVO. ¿Cuál ha sido la tuya?

Así que termino este post con otra frase:
“La experiencia de superar el miedo es increíblemente deliciosa” de Bertrand Arthur Willian Russel.

Marta Antuña Egocheaga
Coach
http://coachingazul.com/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies