La piedra del Cantero

. 17 de diciembre de 2015

Por Antonia Martín.

Te voy a contar un cuento.

Cuando hace siglos se empezaban a construir catedrales en toda Europa, los canteros trabajaban sin descanso día tras día, picando una piedra tras otra. Un trabajo duro y rutinario que pronto empezó a hacer mella en su ánimo. La producción descendía y la motivación era nula.

Un maestro constructor de una de las catedrales más grandes y hermosas que se estaba construyendo, se dio cuenta del problema y tuvo una gran idea. Reunió en grupos a los canteros y les llevó a ver en qué se empleaban sus humildes piedras. Cuando los toscos grupos de hombres llegaron a la gran catedral que se estaba construyendo, empezaron a llorar y entendieron lo importante que era su duro cometido.
El más importante.
Desde ese momento todos los canteros, de todas las ciudades, de todos los países, tuvieron el derecho de viajar para ver la obra en la que estaban trabajando.
Es muy importante que sepamos que lo que hacemos es una parte de un todo. Que pertenecemos a un sistema del que somos muy importantes y necesarios. Tanto en la vida profesional como personal. Si has perdido la motivación, recuerda esta pequeña historia de los canteros. Siéntete orgulloso de lo que eres y de lo que haces.
Si visitas alguna catedral fíjate en sus piedras y verás las marcas que los canteros grababan en todas ellas para diferenciar unas piedras de otras. Sus sellos.
Pon todo el amor que puedas poner en cada cosa que rodee tu vida, esa siempre será tu marca de cantero.

Antonia Martin.
Directora de la Escuela Coaching Sostenible.
www.coachingsostenible.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies