La inteligencia emocional en el ámbito corporativo

. 21 de febrero de 2013

Ingrid Charles

Ingrid Charles

El lenguaje corporativo ha tenido diversos matices a lo largo de los tiempos. Actualmente notamos que nuestra formación o experiencia no lo es todo en nuestra expresión, por el contrario, la manera en que nos relacionamos con los demás permea nuestra inteligencia emocional en las acciones laborales que realizamos, tomando en cuenta nuestras propias competencias para el logro del éxito profesional.

Nuestras emociones y nuestro raciocinio están ligados en cada hecho por obra natural en la conexión de nuestros lóbulos cerebrales, la zona del cerebro que implica la sensaciones primarias son las más antiguas y a medida que el hombre ha evolucionado ha ido dominando aquellas involucradas con el pensamiento racional. En la magnitud que dicha conexión se lleve a cabo de forma efectiva, se refleja el óptimo resultado de nuestra inteligencia emocional tanto en la vida personal como profesional.

Todas nuestras emociones resultan de la actividad del sistema nervioso y se integran en el mismo otorgando matices diversos a nuestras reacciones de manera que se componen de las sensaciones subjetivas y de la manifestación externa de dicha emoción. De inicio el sistema nervioso determina la emoción adecuada para cada circunstancia con ayuda de la amígdala quien decide el tipo de estímulo recibido y la manera en que se debe responder hacia él.

Las personas que han dominado su propia conciencia, poseen una situación ventajosa en los diversos ámbitos de la vida, por ello se siente más satisfechos consigo mismo y resultan más eficaces en las tareas que emprenden. Es ahí en donde enfatizamos su abordaje y dominio con el objetivo de que dichas ventajas se reflejen en el ámbito laboral.

Detectando nuestras propias necesidades y deseos reflejados en nuestra conducta, resulta ventajoso para generar oportunidades para nuestro crecimiento. Recapitulando la premisa de la determinación de las emociones en nuestro equilibrio y nuestro nivel de higiene mental, es destacable mencionar que el mismo será reflejado en nuestro rendimiento, nuestro tipo de relaciones hacia los demás, determinando nuestras respuestas, funcionalidad e interacción con el mundo laboral.

Para que un candidato sea considerado como aquel que hará de su desempeño laboral algo notable, requiere demostrar un numero de competencias ligadas a la inteligencia emocional, que por obviedad las aplicará y permeará hacia la organización, el clima laboral y el equipo de trabajo, en coincidencia con los valores, la misión y los objetivos de la misma, delineando así gran parte del éxito de su desempeño.

Por lo tanto si bien es menester realizar una serie de pruebas, entrevistas y análisis sobre los conocimientos técnicos necesarios para el desarrollo de las funciones propias de la posición, es preciso averiguar el grado de posesión de las competencias individuales, que en consecuencia nos llevan a un desempeño laboral eficaz y sobresaliente por experiencia ganadas y dominadas que serán puntuales en el éxito de la contratación, así como el beneficio de su permanencia en el mediano y largo plazo.

Ingrid Charles es Consultor de Cuentas Internacionales en Certé Consultores. Su experiencia como headhunter incluye más de 10 años realizando búsquedas de alta gerencia y dirección en diferentes regiones del mundo en sectores dentro de los cuales incluyen manufactura, petróleo, consumo, pharma, química, tecnologías de la información y entretenimiento.

Ingrid@certe.com.mx

Certé Consultores: “Soluciones efectivas a necesidades actuales”

 

 

MundoCoachingMagazine : Temas de actualidad de Coaching, Inteligencia Emocional, Resiliencia, PNL, Liderazgo y Empowerment. Síguenos por Twitter, Facebook, LinkedIn y Rss