¡Hola guapa…!

. 17 de abril de 2017

antonio-j-alonso-sampedro-coach-Mundocoachingmagazine

Antonio J. Alonso Sampedro 

El otro día me encontraba en una acera de Valencia guardando el casco en mi moto allí aparcada cuando a mis espaldas escuche un efusivo y galanteador… ¡Hola guapa…!  Debo confesar que una hormonal curiosidad por contrastar la veracidad del piropo me obligo a girarme con presteza para observar a su afortunada receptora quien, pude atestiguar según mi personal gusto, lo merecía pero no tanto. La halagada señorita, apostada en el escaparate de un comercio de moda donde seguramente trabajaba, no cabía de gozo y satisfacción por el cumplido percibido, regalando mohines y carantoñas al caballero lisonjeador mientras este entraba a la tienda con supuesta intención de comprar. Caballero que al instante pude constatar con gran estupefacción por mi parte era un ciego de aspecto reglamentario, con sus gafas negras y su bastón blanco.

Que nadie se sonría tras leer lo anterior pues… ¿alguien puede negar que ante un dudoso cumplido recibido no lo ha gustosamente aceptado y sin ningún esfuerzo de comprobación de su veracidad? Yo no.

Casualmente esa misma semana, facilitando una sesión de Business Coaching, tuve un conflicto dialéctico con un cliente quien, instalado en una impuntualidad profesional constante y demostrada por mis mediciones, no la aceptaba obcecándose en justificarla obstinadamente con todo tipo de disculpas peregrinas basadas en las socorridas circunstancias externas que, en su opinión, le excusaban de toda responsabilidad al respecto.

Es evidente que todos afrontamos de diferente manera las opiniones que los demás tienen sobre nosotros según estas sean de signo positivo o negativo y con independencia de su verosimilitud, lo que nos lleva normalmente a atender y cargar de credibilidad más a las primeras que a las segundas, con la consiguiente pérdida de perspectiva real personal. La indulgencia en la frontera de entrada del halago combinada con la severidad en la de aceptación de la crítica nos instala en una suerte de atracción de feria donde los espejos combados distorsionan nuestra imagen a propia voluntad.

Todo proceso de mejora profesional y personal parte del intento de objetivizar a la mayor medida posible el auto-reconocimiento de las deudas que tenemos con nosotros mismos, pues sin ello nada sería necesario cambiar y por lo tanto todo nos seguirá igual. No hay efecto sin causa y por consiguiente no habrá motivo que nos lleve a la acción (Motiva-acción) de creernos convencidamente que nos encontrarnos cercanos a nuestra mejor situación.

Escuchar a los demás, ofreciendo igualdad de oportunidades y crédito a todas las opiniones ajenas y sensatas, es el único camino para asegurarse la posibilidad de un mejor destino vital. Cualquier discriminación interesada nos reafirmará en nuestras fortalezas pero desgraciadamente nos ocultará nuestras debilidades que, siendo muchas o pocas, todos tenemos la responsabilidad y obligación vitales de reparar.

Al final de toda esta historia me asalta una duda que nunca podré despejar respecto de la idoneidad de la ropa que pudo haberse comprado el mencionado caballero invidente al confiar ciegamente en la opinión, con seguridad obligadamente halagadora, de su muy deudora por piropeada dependienta…

 

Antonio J. Alonso Sampedro
www.alonso-businesscoaching.es/
www.blog.alonso-businesscoaching.es/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies