El futuro es un camino de una sola vía, solo que tú decides si gateas, caminas o vuelas por él

. 1 de febrero de 2017

Por Roberto Celaya Figueroa 

Hay cosas que en el andar de nuestra vida son obligatorias mientras que otras son opcionales. Obligatorio, es decir que tú no puedes hacer nada para impedirlo, es por ejemplo el paso del tiempo, pero opcional, es decir, que implica de la acción de tu voluntad, es la manera en que pasas por él.

¿Te has puesto a pensar cómo es que no podemos hacer nada para detener el tiempo, pero también como es que muchas veces quisiéramos que así fuera? Todos quisiéramos detener el tiempo, o al menos que éste fuera más lento, cuando estamos pasando un buen momento o cuando deseamos se difiera la llegada de uno malo.

Pero dado que el tiempo no podemos detenerlo, es decir, que no podemos hacer nada para que futuro inexorablemente llegue, ¿tiene caso desear sea así? Yo te contestaría que no y si. No en el sentido de realmente, ahora sí que como coloquialmente se dice, “perder el tiempo” pensando en que el tiempo ojalá se detuviera o avanzara más lento, pero si en el sentido de darle a este asunto la importancia debida para decidir cómo es que deseamos pasar el tiempo.

Las palabras de gatear, caminar o volar en el tiempo, que se manejan en el título de esto que estamos comentando, no se refieren a ir más o menos rápido por el tiempo ya que eso es imposible, el tiempo siempre avanzará de igual forma hacia nosotros, más bien se refiere a nuestra actitud ante él.

El gatear es apenas aprovechar el tiempo de que disponemos, piensa de esta forma, gateando ¿cuánto pudieras avanzar digamos en una hora? Ahora que si caminas es más que evidente que avanzarás más que si gatearas, pero si vuelas avanzaras mucho más que en los dos casos anteriores. Luego entonces ese gatear, caminar o volar se refiere más bien a la manera en que aprovechas el tiempo de que dispones.

Ahora  bien si te fijas podrás ver cómo es que la diferencia entre gatear, caminar o volar implica siempre y en todos los casos la aplicación de cada vez mayor constancia, disciplina, esfuerzo y pasión, y en todos estos casos tú eres quien decidirá cuánto, cuándo y cómo y para eso debes tener muy claro el por qué y el para qué.

El por qué y el para qué, es decir el saber de dónde vienes y hacia dónde quieres ir, es lo que te motivará para decir, en función de la constancia, disciplina, esfuerzo y pasión, cuánto, cuándo y cómo para avanzar en el camino de tu vida hacia tus sueños, metas y objetivos.

Ese es tu verdadero trabajo, no tanto preocuparte de que si el tiempo avanza rápido o lento, sino de aprovecharlo para que una vez que se haya ido lo hallamos aprovechado al máximo, después de todo el futuro es un camino de una sola vía, solo que tú decides si gateas, caminas o vuelas por él.

 

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.
Formación • I+D+i • Consultoría
Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor

www.rocefi.com.mx

También puede descargarse gratis el poemario del mismo autor “Perfectos son tus caminos” -50 poemas en la línea del pensamiento cristiano-, desde www.rocefi.com.mx  (Menú “Libros” Sección “e-book gratis”)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies