Establece bien tus metas… no sea que al final veas que estuviste siguiendo metas ajenas

. 19 de septiembre de 2017

Por Roberto Celaya Figueroa  

Constantemente escuchamos enunciados motivacionales que nos impelen a conseguir las metas que nos propongamos, esa motivación es igual que la leña que requiere el fuego para arder, lo interesante de esto es que tal motivación nos lleve a lograr nuestras metas, ya que de lo contrario habremos logrado metas ajenas.

¿Alguna vez te has preguntado cómo le hacían los antiguos navegantes para orientarse y llegar a buen puerto? La observación, la memoria y el registro así como  el uso de instrumentos fueron el soporte para ello en un mundo dónde no había GPS, radares ni las formas actuales de orientación. Almanaques (tablas astronómicas con posiciones planetarias), brújulas, astrolabios y azafeas (instrumento para determinar las posiciones de las estrellas), nocturbios (instrumento para determinar la hora durante la noche), sextantes astronómicos (usado para medir las posiciones de las estrellas), y los mapas fueron algunos de los instrumentos que ayudaban a orientarse en las largas travesías marítimas.

Ahora imagínate contar con todo ese instrumental e incluso aplicar su uso correctamente, pero al llegar darte cuenta que no era el sitio al que querías, sería realmente frustrante, ¿verdad? Es por ello que en lo posible debemos estar seguros que lo que estamos tratando de lograr son nuestras propias metas, e incluso aunque a veces no lo estemos seguir caminando con los ojos bien abiertos a las señales que, a manera de las estrellas en la antigüedad, puedan orientarnos hacia nuestras metas.

Pero, ¿es que acaso puede uno estar siguiendo metas ajenas en su vida? Tú mismo puedes contestar esta pregunta, pero antes déjame decirte dos secretos: el primero es que para saber si lo que buscas es lo que te hace sentirte autorrealizado tendrías que probar todos los caminos que tienes ante ti, lo cual de inicio es casi imposible, pero peor aún, y este es el segundo secreto, aunque llegaras a probar todas las opciones que tienes ante ti y eligieras una, con el tiempo lo más probable es que cambiara tu meta por la simple y sencilla razón que constantemente estás cambiando tu, lo cual implica que tus pensamientos y tus sentimientos están cambiando.

¿Quiere decir esto que nunca sabemos si lo que seguimos es nuestro camino? ¡Claro que podemos saberlo! Si ese andar te da satisfacción, alegrías, logros, si a pesar de todo, los frutos compensan el esfuerzo, si incluso aunque no obtengas los frutos deseados el solo andar el camino te hace sentir que no cabes en ti, ese es el camino correcto. Pero, y repito: pero, debes estar muy atento a las señales del camino para ver si tu meta no ha cambiado de lugar.

Franz Schubert (1797-1828), ahora es un clásico de la música. Se le denominó cuando niño como el prodigio de Viena. Tocaba el violín cuando no era más alto que él, lo mismo que el piano y el órgano. Con leer una vez una canción, tenía bastante para ponerla en música exquisita, que parece de sueño y de capricho, y como si fuera un aire de colores. Escribió más de quinientas melodías, a más de óperas, misas, sonatas, sinfonías y cuartetos. Murió pobre a los treinta y un años.

¿Leíste lo último? Murió pobre. El éxito no le vino en vida, al igual que muchos músicos y pintores de la antigüedad, la fama les vino años después de muertos. Pero lo importante de esto es que ¡ellos no dejaban de pintar o de componer!, eso era su vida, en ello encontraban tal realización personal que parecía que todo lo demás, incluyendo las riquezas, salían sobrando. Ese es el nivel de pasión que te dirá si vas por el camino correcto. Pero no creas que el esfuerzo y la dedicación no tienen su recompensa, también hay casos de éxito donde la pasión por el camino genera frutos, como Alfred Nobel quien pudo dejar tal cantidad de dinero en su testamento como para crear un fideicomiso que instituyera a finales del siglo XVII los famosos Premios Nobel. Se calcula que su fortuna en el momento de su muerte era de 33.000.000 coronas, de las que legó a su familia apenas 100.000 coronas. El resto fue destinado a los premios Nobel.

¿Te das cuenta? La pasión por el camino es el mejor indicativo de si sigues tus metas, si lo que persigues de inicio es fama o fortuna ya estamos mal, ¿por qué?, pues simple y sencillamente porque algo ajeno (fama y fortuna) actúa como una zanahoria que estarías siguiendo. En el otro caso, cuando dentro de ti sientes ese volcán ardiente cada que avanzas en tu camino te das cuenta que eres tú mismo quien guía tus pasos.

Pero no te preocupes, puede que ya estés siguiendo tus metas, puede que aún no sientas esa pasión de la que hemos hablado, lo importante es seguirlo intentando, es no detenerse, es continuar ya que no eres tú quien encuentra el camino sino el camino quien te encuentra a ti, lo importante en ese momento es que seas capaz de reconocerlo y que tengas la capacidad, coraje y fortaleza de seguirlo, siendo en ese momento cuando te harás dueño y señor de tu destino. Un último consejo.: establece bien tus metas… no sea que al final veas  que estuviste siguiendo metas ajenas.

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.
Formación • I+D+i • Consultoría
Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor
www.rocefi.com.mx

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies