Está bien dejarse llevar por el viento ¡pero al menos se tu quien levante las velas y dirija tu bote!

. 27 de marzo de 2018

Roberto Celaya Figueroa  

Al hablar de liderazgo, emprendedurismo y motivación, no podemos ser tan ingenuos que no reconozcamos que hay factores externos que inciden en lo que somos, hacemos y logramos tener, pero incluso esa influencia que llegamos a recibir del exterior podemos utilizarla en nuestro proyecto de vida.

“Tú puedes”, “es cuestión de que lo creas”, “te fe en ti mismo”- frases como las anteriores creo que todos las hemos escuchado cuando de liderazgo, emprendedurismo y motivación se trata como si fueran una receta mágica que con sólo seguirlas nos garantizaran que lograremos las metas, sueños y objetivos que nos propongamos. Pero en muchas ocasiones la realidad termina imponiéndose mostrándonos que no siempre es así.

Cuando de avanzar en nuestro proyecto de vida se trata hay que, sí: tener liderazgo, emprendedurismo y motivación pero también ser honestos, objetivos y perspicaces para reconocer que existen factores externos, ajenos a nuestro control, que en muchas ocasiones pueden incidir en lo que deseamos obtener.

Ahora bien, el hecho de reconocer estos factores externos que exceden nuestra capacidad de control no quiere decir que nos dejaremos llevar por ellos sin prácticamente hacer nada de nuestra parte. Pensar así sería claudicar en nuestro proyecto de vida y dejar que algo ajeno a nosotros decidiera sobre lo que podemos llegar a hacer, ser y tener.

El equilibrio consiste en aplicar nuestro esfuerzo, constancia, disciplina y pasión en nuestro proyecto de vida como si de ello dependiera todo. Como no sabemos que pueda influirlo hay que prestar atención en lo que podamos encontrarnos en nuestro andar para usar los obstáculos no como pretextos para no avanzar sino como alicientes para crecernos al castigo.

Pensar de esta manera va construyendo en nosotros un carácter de éxito, de triunfo, de excelencia, e incluso al final si no logramos lo que nos hemos propuesto, al menos habremos logrado ese cambio interno con lo que la balanza de la vida se inclinará a nuestro favor pues habilitados estaremos para mayores  retos y mejores resultados.

Si bien no hay una receta mágica que nos lleve al éxito, si hay algunas sugerencias probadas que pueden ayudarnos en nuestro proyecto de vida, y todas estas sugerencias pasan por no claudicar, después de todo está bien dejarse llevar por el viento ¡pero al menos se tu quien levante las velas y dirija tu bote!

 

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.
Formación • I+D+i • Consultoría
Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor
www.rocefi.com.mx

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies