Cuando tenemos un problema – 9 estrategias para no sentirnos mal.

. 5 de octubre de 2017

Por Davinia García

Cuando tenemos un problema lo primero que queremos es quitarnos ese problema cuanto antes.

Una situación problemática nos hace pasar por muchos sentimientos intensos y negativos con los que no nos gusta convivir. Desde tristeza, hasta frustración, rabia, impotencia, estrés… una lista considerablemente larga. El problema de los problemas es que tampoco se centran en un sólo sentimiento sino que son varios de golpe y distintos en cada fase.

Sentimos diferente si nos acaba de ocurrir y este problema es importante. Sentimos diferente cuando tenemos un problema que no esperábamos para nada. Cuando el problema parece que lo tenemos controlado o no. Cuando se alarga demás en el tiempo. Y así, sucesivamente.

Pero está claro que todos nosotros pasaremos y hemos pasado por diferentes problemas, que no es más que el devenir de la vida y las circunstancias e interacciones. A veces, los problemas vienen cuando nosotros cambiamos y evolucionamos y estamos en un entorno desajustado. A veces, muchas de ellas, no los buscamos… pero nos los encontramos de golpe y de frente.

Lo seguro es que cuando tenemos un problema ya sea de índole personal o profesional queremos quitárnoslo cuánto antes, y aquí como expertos que somos, nos lanzamos rápidamente a diferentes estrategias. Hoy explicaré las más comunes y el porqué ocurren o cuando se utilizan.

9 Estrategias para no sentirnos mal cuando tenemos un problema.

Tenemos claro que buscamos inmediatez para dejarnos de sentir así y poder solucionarlo. Partiendo de esta perspectiva comenzamos con el TOP 1 de las estrategias que utilizamos:

El alcohol. Bien sea una copa de vino, un cubata, una cerveza, o dos. Se utiliza el alcohol para aplacar ese sentir que nos supera. Desde luego responde a la inmediatez. En eso creo que estamos todos de acuerdo. La cuestión es que no aporta nada a la solución real, tampoco a calmar los sentimientos aparejados a un problema. Ahora, hacerse se hace como primera opción.

 

El fumar compulsivamente. Desde luego es otra de las grandes estrategias que busca la inmediatez y consuelo emocional: el tabaco. La realidad científica y simplificada en una línea, respecto a este tema es: cuando alguien tiene ansiedad y fuma no se va, aumenta. Pero lo cierto es que la acción de fumar hace que se perciba como tranquilizador. Fíjate que lo que el cuerpo nos está diciendo en realidad es respira profundamente, no fuma. Mientras que fumar daña, aprender a respirar profundamente para calmar los sentimientos si, pero hablaré de eso líneas más abajo.

La comida copiosa. Bien puede ser una comilona, comprarte donuts de chocolate o hincharte a patatas fritas. Sea lo que sea, una comida copiosa, y seguramente llevará una copa de vino o cerveza para acompañar. Es la otra gran tendencia de los seres humanos cuando uno tiene un problema. Aplaca los sentimientos porque ese malestar tras la comida ahoga el grito de tensión, preocupación, frustración o cualquier otra emoción negativa que estés experimentado. También responde a la inmediatez aunque a la hora de la verdad estamos haciendo algo que no nos vale para nada. Lo que tienen en común estas tres estrategias es que buscamos la inmediatez para dejar de sentir. Es decir, queremos ahogar en cierta forma las emociones cuando tenemos un problema.

Las pastillas. Recetadas, ¡espero! y entonces ya pasamos a mayores, puesto que no se ha podido manejar la situación y nos hemos visto desbordados. Si son por receta médica y se nos ha ido de las manos ese sentir, lo que se busca es la rapidez, pero fíjate en la diferencia: no queremos ahogar las emociones, buscamos el equilibrio del sistema nervioso. Es decir, hay intención ya de buscar una solución al problema.

Ahora pasamos a las estrategias sustitutivas de estas que yo te propongo:

Deporte. Si utilizas una de las cuatro estrategias para afrontar las emociones cuando tienes un problema asocia en tu mente que en vez de beber, comer, fumar o tomarte una pastilla (si procede claro) vete a hacer deporte, al aire libre. No es necesario que estés apuntado a un gimnasio, sal a andar aunque llueva, corre, vete a un parque y únete a aquellos que están haciendo yoga, coge una bicicleta, sino tienes y estás en una gran ciudad alquila una, ve a una clase de prueba, tienes perro, aprovecha. Tienes a un amigo /  familiar libre, que te acompañe. Y utiliza una hora por lo menos. Ponte en casa YouTube y salta con alguna clase, suda. Pero haz algo productivo. Los beneficios del deporte son buenos, ya los conocemos todos. Pero aquí liberas todo tu cuerpo, estabilizas tus emociones y despejas tu mente. Tres en uno.

Actividad Artística: Escribe, crea algo, haz punto de cruz, pinta, ponte a arreglar el sillón, a decorar un jarrón. Haz algo creativo. Esto es sencillo, enfoca tu mente en hacer otra cosa, libera emociones negativas y atrapadas y te asienta, para luego pasar a intentar resolver el problema. Hazlo una y otra vez. Haz una bufanda, cocida algo creativo y especial, pero sano. Es probable que no sepas que sustituir las cuatro primeras estrategias por una de las cinco posteriores que te ofrezco tienen muchos más beneficios porque hacen lo que necesitas de una manera constructiva y productiva para ti.

Mandalas. Me encantan. Hay libros de Mandalas hoy, en cualquier librería. Y por un módico precio, no hace falta que te gastes 50 euros en el Mandala tipo Libro Gordo de Petete. En la misma librería tienes lápices de colores. Los Mandalas tienen fines terapéuticos rápidos y específicos de liberación de emociones y cambio de estado de ánimo. Y el concentrarte en pintar hace posible que tu mente se enfoque en otra cosa y puedas ganar claridad liberando emociones atrapadas.

Meditación. La respiración y la meditación guiada, o con música con ondas alpha, por ejemplo, va a ayudarte a liberar, serenar y despejar tu mente para cambiar tu disposición corporal y ante el problema, disolviendo los sentimientos negativos de los que hablamos cuando tienes un problema.

Trabajo al espejo o cambiar creencias y pensamientos negativos. Este es un trabajo que no solo te sirve para un problema puntual, es una herramienta que mediante la práctica te facilita la vida aumentando tus niveles de felicidad. Esta es una técnica inmediata pero requiere constancia diaria, aunque sus beneficios son multiplicados exponencialmente ya que se trata de reestructurar tu forma de sentir y las estrategias a utilizar cuando estamos ante un problema o bloqueo.

Mi recomendación. Identifica que haces de la 1 a la 4 y cuándo utilizas cada una. Elige de la 5 a la 8 para sustituir lo que haces y mejorar tu vida. Y toma la 9 como crearte una mejor vida para ti, y para los que viven a tu alrededor.

Creo firmemente que esto debería enseñarse en el colegio, a veces, no sabemos más que tres cosas sobre cómo afrontar los sentimientos cuando tenemos un problema. Pero es que todos sabemos que más allá de lo inmediato esas técnicas o estrategias que utilizamos no nos sirven. Ahora sabemos 5 estrategias más que nos sirven mejor para nuestros propósitos y tenemos la responsabilidad de elegirlas si queremos atrevernos a destacar, por ser felices.

¡Te invito a compartir en tus redes este artículo o dejarme un comentario!

 

Davinia García
Coach experta en Felicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies