Comienza intentándolo… terminarás lográndolo

. 3 de abril de 2018

Roberto Celaya Figueroa 

Una de las cualidades más fascinantes de la vida es precisamente el hecho de que no sabemos lo que el futuro nos depara, esto nos obliga a trabajar con todos nuestros recursos internos y externos en pos de metas que nos sabemos si lograremos alcanzar pero que al final, se alcancen o no, nos habilitaran con el carácter a prueba de todo que tienen los triunfadores.

La incertidumbre de la vida plantea el enorme reto de trabajar con carácter y esperanza para lograr lo que deseamos, de la misma forma en ocasiones este hecho puede ser tan abrumador que lleve a pensar en intentar solo aquello que tiene grandes posibilidades de éxito, esto último nos hace reo de circunstancias externas pues solo cuando todo este de nuestra parte es cuando decidiremos intentar algo. Este pensamiento no solo no nos hace líderes de nuestra vida sino que nos quita en vez de darnos.

Ejemplos de sobra hay: en el deporte, la ciencia, la política, la vida misma; cientos, miles de ejemplos donde personas se han jugado el todo por el todo incluso cuando las circunstancias les eran adversas; curiosamente lo más importante de esto es que independientemente del resultado, sea este favorable o no, el carácter obtenido es algo que permanece.

Este carácter es el que permite continuar avanzando aún y cuando todo está en contra, el que nos habilita a soñar incluso con lo imposible, el que nos lleva a levantarnos ante grandes caídas, y el que nos permite erigirnos como líderes de nuestra propia vida.

Otro hecho interesante es que ese intentar aunque a veces no se tenga el resultado deseado inmediato, puede verse, más que como fracasos o derrotas, como prácticas para un éxito futuro.

Veamos el caso de Abraham Lincoln: Fracasó en los negocios a los 31 años, fue derrotado a los 32 como candidato para unas legislativas, volvió a fracasar en los negocios a los 34, perdió en unas elecciones a los 38, no consiguió ser elegido congresista a los 43, no consiguió ser elegido congresista a los 46, no consiguió ser elegido congresista a los 48, no consiguió ser elegido senador a los 55, a los 56 fracasó en el intento de ser vicepresidente, fue derrotado y no salió senador a los 58, por último fue elegido presidente de los Estados Unidos a los 60.

Una cuestión incómoda pero real es que en ocasiones se requiere de esos pequeños tropiezos en la vida para moldear el carácter de las personas que  les permita posteriormente desempeñarse con éxito. Al igual que cuando a un hijo se le da todo sin esfuerzo y éste termina maleándose, lograr todo y a la primera no nos permitirá generar un carácter no solo de fortaleza sino también de comprensión y entendimiento.

Los sueños y las metas que realmente valen la pena generalmente requieren de tiempo y esfuerzo para ser alcanzadas, tiempo y esfuerzo que conlleva a un intentar constante pues generalmente el éxito no viene a la primera. En un mundo donde lo rápido es norma, entender esto nos evitará muchas frustraciones y nos habilitará para no darnos por vencido a la primera, recuerda: comienza intentándolo… terminarás lográndolo

 

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.
Formación • I+D+i • Consultoría
Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor
www.rocefi.com.mx

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies