Coaching, preparando el equipaje

. 9 de febrero de 2017

Por  Raquel de Francisco Domínguez

Una reflexión personal sobre el coaching y la necesidad de incorporar la Metodología CORAOPS® para alcanzar el ambicioso objetivo de ayudarse y ayudar a aquellos que viven atrapados en sus bloqueos.

Más allá de definiciones eruditas y ortodoxas, más allá de encontrar una traducción para este término que me hiciera pasar a la historia, me gusta considerar el coaching como un camino hacia el descubrimiento y eclosión del ser completo; un camino que nos ayudará a conocer nuestras capacidades, nuestros límites y nuestras infinitas opciones para vivir los cambios y acometer nuevos retos desde la aceptación de uno mismo y de los otros.

Siendo así, cada tramo del camino se convierte en un viaje único e irrepetible donde acompañar al otro, por un tiempo, para ayudarle a descubrir aquello que le permanece oculto o inadvertido, bloqueando su vida y su desarrollo personal, profesional, o ambos. Cada etapa nos ofrece una misión trascendente y un permanente aprendizaje.

Dispuesta a transitar este camino lleno de sorpresas y de seres únicos e irrepetibles, reviso mi equipaje. En mi mochila de pasión no faltan respeto, vocación, valor, confianza, honestidad, entusiasmo, empatía, curiosidad, decisión, flexibilidad, paciencia, alegría, prudencia y, cómo no, mi experiencia viajera. Mi intuición dicta que sin estas prendas, no podré iniciar viaje alguno.

Doña Razón, a veces sabia, llama entonces a mi puerta y avisa: la pasión por el reto que implica este viaje no es suficiente. Para emprender el camino necesitarás coherencia, humildad, rigor, atención sincera, escucha activa, observación, herramientas, aprender su uso y usarlas. Aceptarás vivir un cambio de paradigma, la trilogía de la comunicación, el valor del silencio, el poder del otro. Eliminarás etiquetas, creencias inoculadas y, a menudo, tan tóxicas, prejuicios y los consejos que regalas. Para asumir plenamente tu responsabilidad de ayudar a otros integrarás en tu esencia nuevas habilidades, nuevas palabras, nuevos pasos, orden, estructura, método.

En la búsqueda de estos nuevos requisitos, las poderosas Pasión y Razón, encuentran su sinergia en la Metodología CORAOPS®. Sin su arquitectura compacta, eficaz, circular, retroalimentada, el coaching no será una realidad tangible para el coach y mucho menos para el coachee y por ende, emprender este camino una tarea vacía de contenido. Así pues, desde el permanente equilibrio inestable de esas dos fuerzas que guían mis pasos, escucho a ambas para alcanzar mi objetivo: Vivir y trabajar el coaching aplicando, desde el más absoluto convencimiento, la razón a la pasión y la pasión a la razón.

En conclusión: La comprensión e integración en nuestro modelo de trabajo de los principios fundamentales de la Metodología CORAOPS® es decisiva para la práctica del coaching, ética y eficazmente.

Desde el atrevimiento y con la admiración que siento por Rudyard Kipling, me permito esta licencia, aunque no sea poética:

“Siete conceptos me enseñaron a un buen coach ser, Contexto, Objetivo, Realidad, Aprendizaje, Opciones, Plan de acción y Seguimiento hacer”.

Raquel de Francisco Domínguez
Coach CORAOPS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies