Caerse puede ser consecuencia de muchos factores, levantarse solo de uno: tú

. 19 de diciembre de 2016

Por Roberto Celaya Figueroa 

Parafraseando la expresión que dice que si quieres la paz prepárate para la guerra bien podría decirte que si lo que quieres es caminar prepárate para las caídas.

A nadie nos gusta cuando en la vida experimentamos tropiezos, caídas, fracasos, pero una de las dos realidades sobre esto es que en algún momento todo experimentaremos algo así; con todo y todo la otra realidad es que de esto podemos aprender, mejorar y seguir avanzando.

Piensa en las caídas que experimentes en la vida como en aquellas que experimentaste cuando de pequeño comenzaste a caminar, ¿lo recuerdas? Tal vez tengas aún algún recuerdo de esa etapa, incluso algún recuerdo físico de esas caídas. Pero veámoslo de esta forma ¿qué hubiera pasado si, por temor al tropiezo, te hubieras negado a aprender a andar?

La vida es igual. Hay quienes no quieren experimentar ningún tropiezo, caída o fracaso y en su interior no toman las decisiones para poder avanzar en la vida quedándose atrofiados en cuanto a sus posibilidades. Si fuera aún más sincero contigo te diría que no estás propiamente llamado a caminar o correr sino más bien a volar. Obvio que esto es una paráfrasis para indicarte el increíble potencial que tienes, pero de la misma forma para señalarte las inmensas posibilidades que existen de que en algún momento tropieces, caigas, fracases.

Uso esas expresiones para tratar de transmitir una idea no para señalar una realidad por que el fracaso como tal solo existe cuando te das por vencido y dejas de luchar. Mientras sigues en la pelea, es decir, que aun cuando tropieces o caigas te levantes y continúes avanzando, podemos decir que no has fracasado.

Y de esto quiero señalarte algo. Las caídas pueden tener muchos factores: físicos, mentales, emocionales, espirituales, internos o externos, pero cuando decides levantarte y seguir en la lucha el único factor que tiene peso en esa decisión es tu decisión.

El levantarte de una caída implica que apliques razón, voluntad, percepción y atención, y el hecho de seguir en la lucha implica que apliques constancia, disciplina, esfuerzo y pasión.

Obvio que cuando se experimenta un tropiezo, una caída, un fracaso, lo menos que uno quiere o puede pensar es en levantarse y seguir luchando. Esto es normal, es natural. Incluso podría decirte que es bueno y saludable tomar un  respiro, un descanso, dejar que las aguas tomen de nuevo su curso y entonces levantarse para continuar la batalla de nuestra vida.

Es un hecho que en la vida las caídas que experimentes en tu andar son algo prácticamente ineludible pero esto no es un fatalismo que impida, con valor y con carácter, el levantarte con mayor decisión a cada una de ellas, después de todo caerse puede ser consecuencia de muchos factores, levantarse solo de uno: tú

 

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.
Formación • I+D+i • Consultoría
Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor
www.rocefi.com.mx

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies