Caer duele un momento, no levantarse duele toda la vida 

. 15 de diciembre de 2016

Por Roberto Celaya Figueroa 

En algún momento de nuestra vida todos experimentaremos lo que denominamos caídas, es decir, esos tropiezos que se nos presentan en nuestro caminar hacia nuestras metas, y si bien este hecho será en su momento doloroso peor que ello es el tirar la toalla y quedarse tirado.

“¿Ya para qué?, ¿qué caso tiene?, no vale la pena”, ¿cuántas veces has escuchado o incluso tal vez dicho alguna de las frases anteriores ante alguna contrariedad que en tu andar hayas experimentado? Yo creo que a tú, yo y muchos más nos hemos sentido en algún momento de nuestra vida abatidos ante algún tropiezo que hayamos vivido.

Este sentimiento es natural, incluso si me permites la expresión diría que es hasta benéfico pues nos permite desahogar esa contrariedad ante un leve fracaso experimentado, también como nos detenemos un momento en nuestro andar, nos permite descansar y renovar fuerzas.

Pero una cosa es caer y por un momento, como se dice coloquialmente “lamernos las heridas” y otra cosa muy distinta de plano dar la batalla por perdida y, también como se dice coloquialmente, “tirar la toalla”.

“Pero es que esto, esto y esto otro”, podrás argumentar para tratar de justificar un estado no de desánimo sino más bien de derrotismo, y la verdad no es mi intención entrar en una lucha de razonamientos respecto de si vale o no la pena luchar por algo o más bien darse por vencido.

En vez de eso quiero proponerte que veas un tropiezo, una caída, con otra perspectiva: ¿cómo te sentirías si, dentro de unos 5, 10 o 20 años, voltearas atrás y vieras que dejaste de luchar?

Es más que evidente que ante una caída experimentada la sensación, como ya comenté, es de desánimo, pero una vez que pasé ese sentimiento, ¿cómo crees que te sentirías si dejaste de luchar?

Mucha gente con el tiempo se recrimina por las decisiones que en su momento tomó respecto de dar todo por perdido y dejarse vencer por las dificultades que en su momento experimentaba. Por el contrario, los que han seguido luchando, incluso aunque no hayan conseguido por lo que luchaban, se sienten en lo personal satisfechos por el simple y sencillo hecho de que pueden decir que al menos de su parte no quedó, que hicieron todo lo que estuvo a su alcance.

Es así como caerte y levantarte, si bien no garantiza logres en automático lo propuesto, sí genera en ti carácter, madurez y determinación, después de todo caer duele un momento, no levantarse duele toda la vida.

Roberto Celaya Figueroa, Sc.D.
Formación • I+D+i • Consultoría
Desarrollo Empresarial – Gestión Universitaria – Liderazgo Emprendedor
www.rocefi.com.mx

 

También puede descargarse gratis el poemario del mismo autor “Perfectos son tus caminos” -50 poemas en la línea del pensamiento cristiano-, desde www.rocefi.com.mx  (Menú “Libros” Sección “e-book gratis”)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies