Cómo alcanzar objetivos complicados

. 31 de enero de 2017

Por Chus Bravo

Ahora que comienza un nuevo año, después de vacaciones, es el momento escogido por muchos para retomar el ejercicio físico, acudir al gimnasio o a su centro deportivo, y volver a practicar esa actividad saludable que había dejado de lado durante un tiempo. Para ellos, es muy importante que, de cara al reto, nos fijemos unos objetivos concretos y alcanzables, ya que sin ellos, podemos de nuevo cesar nuestro empeño en poco tiempo.

Muchos acuden al gimnasio por inercia, únicamente con el fin de moverse, de cambiar su físico, de adquirir hábitos saludables, pero no se fijan un objetivo en concreto y pronto se dan cuenta del gran esfuerzo que supone llegar y alcanzar esas metas, por lo que pronto abandonará sin remedio su rutina de ejercicio, así como siempre cesamos en nuestro empeño cuando no nos hemos fijado un objetivo alcanzable a corto plazo, una meta que después nos incentive a fijarnos otras nuevas, con el fin de irnos automotivando poco a poco. Esto nos valdrá tanto en el campo del deporte, como en cualquier otro aspecto de nuestra vida.

Ahora es el momento de sentarse, meditar, tomarnos nuestro tiempo y escribir cuales son nuestros objetivos concretos y alcanzables antes de empezar la actividad y meternos de lleno en la disciplina y el gran esfuerzo que supone la vuelta al deporte.

Nuestra meta ha de ser como decimos alcanzable, realista, y debe tener una “fecha tope”… todo ha de estar bien planificado, incluso contando con opiniones de aquellos que están preparados para orientarnos, como pueda ser el monitor o un entrenador personal. Esa fecha límite es necesaria, ya que convertirá nuestro objetivo en nuestro reto personal y nos motivará a luchar para conseguirlo y alcanzarlo. Sin esta fecha, siempre cabrá dejar más tiempo y más tiempo cada vez, hasta sin querer, aburrirnos y olvidarnos de todo cuanto nos habíamos propuesto: nos hará sentir responsables.

Es también muy importante que en lugar de fijarnos un gran reto, lo dividamos en otros más pequeños y con plazos de tiempo más pequeños, de modo que podamos ir registrando nuestras mejoras y progresos y motivarnos cada vez que vamos superándolos, hasta completar y llegar a ese objetivo final. Todo progreso deberá ser apuntado y marcado, para usarlo como motivación para continuar. Nos servirá escribirlos en un papel, de nuestro puño y letra, y tenerlos visibles en un lugar por el que habitualmente pasamos o que solemos mirar: la puerta de la nevera, el sitio dónde solemos dejar las llaves de casa… fijarnos pequeñas metas que vamos superando y tachando en una lista nos irá motivando a superar la siguiente.

El camino hacia nuestro éxito no será una linea recta: daremos rodeos, nos estancaremos, nos dispersaremos, y tendremos que reempezar una y otra vez, o rectificar cuando nos equivoquemos. Lo importante es que sepamos, que todo este camino que recorreremos, incluyendo todas esas veces que erramos o nos equivocamos, será el necesario para conseguir llegar hasta nuestra linea de meta, venciéndonos a nosotros mismos y superándonos, cumpliendo nuestros sueños o anhelos.

Chus Bravo
Licenciada en Psicología.
Experiencia en el uso terapéutico de la PNL.
https://www.psicologamalaga.com/psicologos-malaga/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies