9 pasos para trabajar tu Autoestima

. 6 de junio de 2016

adoracion-pecharroman-rubio

Por Dori Pecharroman

Hace tiempo escuché en una de estas series ligeras: “Si solo buscas Reconocimiento, acabarás viviendo la vida de los demás”.

Aprendí dos cosas: que el conocimiento está en cualquier lugar y que la búsqueda de Reconocimiento te hace esclavo y te impide vivir tu vida.

El Reconocimiento es una de las necesidades del ser humano. Además es uno de los componentes de la Autoestima.

necesidades-de-maslow

Si en la infancia no lo has obtenido y cuando eres adulto no tomas conciencia de ello, existe un riesgo grande de transformarte en un Mendigo de Reconocimiento.

Puedes ir con tu cacito buscando a la gente y esperando que te echen unas monedas con las que calmar temporalmente tu desasosiego. Esto finalmente puede transformarte en la persona que esperan de ti los demás.

Harás siempre lo que los otros desean: el perfecto cumplido, el perfecto plan, la vestimenta adecuada para ese momento, la contención requerida o la extroversión necesaria, el perfecto anfitrión y el perfecto invitado… Todo “perfecto” desde el punto de vista del Otro.

Pero, ¿y tú?, ¿dónde quedas tú?.

Cuando tu Reconocimiento interno sube, la necesidad de obtenerlo del exterior baja. Y esto te da libertad para descubrirte y saber quien eres.

9 pasos para trabajar tu Necesidad de Reconocimiento 

  1. Escribe una carta sobre tí en tercera persona desde que recuerdes. Si necesitas datos de tu infancia, pregunta a tu familia. Si te llamas Antonio, empieza hablando de tí así: “Antonio nació el día … de 19… De bebé era tranquilo, …”
  2. Escribe en ella todo lo que hacías, cómo vivías, los esfuerzos que hiciste para superar situaciones, lo que esperabas de tus padres y lo que hacías para conseguirlo… descubrirás a un luchador y un superviviente que hizo todo lo que estaba en su mano para ir hacia adelante. Siempre hacia adelante.
  3. Mira con cariño a esa persona que ha superado muchas situaciones en la vida, que ha estudiado, trabajado, ayudado en casa, apoyado a los demás, afrontado problemas, frustraciones… y te darás cuenta de que mereces ser reconocido en muchos puntos.
  4. Valora cada esfuerzo, cada dolor, cada tristeza, cada soledad, cada frustración, cada marginación y todo lo que vivió y siguió adelante a pesar de ello. Verás que hay mucho que puedes reconocerte aunque los demás no lo hagan. Te quedarás sobrecogido por lo olvidado que te tenías a tí mismo.
  5. Haz el recorrido desde la infancia hasta hoy. Cuánto trabajo y esfuerzo llevas a la espalda y no lo valoras. Has hecho contigo lo mismo que te hicieron en la infancia: no te reconoces.
  6. Anota al lado de cada situación aquello que hiciste para superarlo. Ponlo en negrita, o en otro color de forma que destaque. Estás tan acostumbrado a ignorarte que solo cuando veas una larga carta llena de palabras en negrita o coloreadas, tomarás conciencia de lo extraño que eres para ti mismo.
  7. Después de escribirla y releerla, seguro que recordarás más cosas que dejaste en el tintero. Vuelve a la carga y añádelas. Y de nuevo en negrita todo lo destacable de tu persona.
  8. Y así hasta que la evidencia sea tan grande que te obligue a verla. Si tú no empiezas a reconocerte desde el corazón, dará igual lo que digan los otros. Será un calmante temporal.
  9. En la carta observarás todas las cosas que te han gustado y que has abandonado por los demás. Sácalas a parte. Ve conociendo quien eres, cuáles son tus gustos, que te apetece hacer en tu tiempo libre, cuál es tu comida favorita, tus películas favoritas, etc.

Este proceso te llevará tiempo. No es solo escribir la carta. Es añadir todo lo que olvidaste al comienzo. Y cuando esté acabada léela todos los días. Métete en el sentir de ese niño, adolescente y adulto que se sentía tan solo por falta de Reconocimiento.

Observa cuanto dolor pudo haber detrás. No lo desestimes. No dejes que el pasado te mate dos veces.

Toma conciencia de ésto. Si necesitas dolerte durante un tiempo y estar triste, hazlo. Sigue escribiendo y deja salir la tristeza. Mírate con amor. Hiciste lo que pudiste. Todos intentamos sobrevivir en el entorno que nos han dado.

Poco a poco harás el duelo de lo que no tuviste: el Reconocimiento. Y te harás resiliente. Ahora sabes que el verdadero Reconocimiento tiene que venir de tí.

Anota todas las cualidades, habilidades, fortalezas, dones, actitudes… que tienes de forma natural y las que has desarrollado por falta de Reconocimiento. Sácale provecho a ese dolor. Eso es resiliencia.

Tal vez te has transformado en el perfecto relaciones públicas, tal vez eres experto en protocolo, o en hacer planes divertidos que gusten a todos. O siempre encuentras el regalo ideal para los demás. O eres capaz de solucionar situaciones inverosímiles como nadie. O solo tú eres capaz de reunir a mucha gente para una cena o un viaje… Amortiza todo lo aprendido y hazlo por decisión propia.

Lee la carta muchas veces hasta que se grabe en tí. 

No hay tiempo perdido. No dejes que el pasado te mate dos veces. 

Te mereces reconocerte, saber Quien Eres y empezar a ejercer.

#Autoestima  #Reconocimiento  #Resiliencia

Dori Pecharromán
Coach Personal y Ejecutiva, Experta en Inteligencia Emocional y Master en Duelo
Formadora y Blogger.
Puedes saber de mí buscándome en Redes Sociales y en mi Blog: doripecharroman.blogspot.com.es/
Canal de YouTube – Dori Pecharroman

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies